martes 19 de octubre de 2021 - Edición Nº1427
Dar la palabra » Política » 21 sep 2021

La cuarta fuerza (Por Margarita Gallardo)

¿Quién podría sentirse representado en esta provincia, cuando los legisladores (representantes del pueblo ) se auto aprueban un salario de $712.000 y los candidatos en las PASO nada dicen?. Es más, han dicho desconocer los números provinciales


Por:
Margarita Gallardo

Los votos nulos en la provincia (un no voto es un voto) representan hoy, en la provincia, la mosca blanca que pretenden cazar con un matamoscas. Con maquillaje o sin maquillaje, dejan a un costado el derecho político, es decir a elegir o ser elegido, en definitiva, a sentirnos representados.

¿Quién podría sentirse representado en esta provincia , cuando los legisladores (representantes del pueblo ) se auto aprueban un salario de $712.000 y los candidatos en las PASO nada dicen?

Es más, han dicho desconocer los números provinciales.

¿Quién puede sentirse representado o elegir, cuándo el haber más alto en la provincia supera en 20 veces el haber mínimo???

¿De qué representación hablan, cuando, casi con rigor científico, se presupuestan salarios de más de un millón de pesos a organismos de control, a jueces, mientras el pueblo da cabezazos con la pandemia en una economía destruída?

¿Cómo sentirse representados por quienes vacacionando en lugares paradisiacos y desfilando en autos de alta gama, ni siquiera se preguntan sobre su insuficiencia, su falta de ideas, su demagogia, o cómo eran a los dieciséisaños?

¿Cómo construirán la provincia plural, de la que tanto hablan, ante tanta desigualdad?

¿Quién nos va a representar cuando siendo todos empleados públicos, según la conveniencia , los poderosos dejan de serlo?

¿Cómo ha influido Maquiavelo sobre ellos, que han escalado al poder ?

No nos cazarán con el matamoscas....Tampoco pactaremos con ellos. ¿Qué esperan, qué levantemos la bandera blanca? ¿Qué no les exijamos nada?

Pues bien…nos interesa la inteligencia que nace de la comprensión de los hombres y mujeres que superan dificultades diariamente, que recrean el amor por la niñez y no reinvindican en actos o gacetillas el derecho político de los niños y niñas a través de ellos, que reviertan la desigualdad, que la seguridad social vuelva a sus principios fundantes (los que más tienen sostengan a los que menos y no, viceversa).

En fin, recuerdo haber leído a una primer ministro en Ceilán que, decía que ,mientras muchos se escondían, ella actuaba como una ama de casa que se le prende fuego la casa y pide ayuda al primero que pasa, a quien quisiera escucharla.

El 12 de septiembre, en la provincia, los votos nulos les incendiaron la casa, y nadie quiso escuchar.

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

OPINIÓN