lunes 12 de abril de 2021 - Edición Nº1237
Dar la palabra » Cultura » 1 mar 2021

Hace casi 2.500 años y ahora (Por Alejandro Rojo Vivot)

Tebas piensa y proclama que sólo con la ayuda de alguna divinidad conseguiste enderezar el rumbo de nuestra vida. Hoy, pues, poderoso Edipo, a ti vuelven sus ojos todos estos suplicantes que te ruegan halles remedio a sus males, bien porque hayas oído la voz de algún dios, bien porque te hayas aconsejado de algún mortal.


Por:
Alejandro Rojo Vivot

“Sabido es que en los combates salvaría uno la vida muchas veces soltando las armas e implorando clemencia al enemigo que lo persigue; y así en toda especie de riesgos hay mil medios de salir con vida si se está decidido a no reparar en ellos. Más no es lo difícil, ciudadanos, evitar la muerte; lo difícil es evitar la infamia, que corre más de prisa”. (2)

                              Platón (427 a.C.-347 a.C.)

 

La dramaturgia como ficción representada ante un público es uno de los antecedentes artísticos más antiguos de la humanidad, que mantiene su incidencia positiva en la actualidad, aún entre las extraordinarias alternativas audiovisuales.

Podemos ver teatro desde los hogares que se suma a la magnífica experiencia de concurrir personalmente a una representación en jardines, (3) calles, (4) escalinatas urbanas, (5) sitios arqueológicos, (6) salas, (7) etcétera.

Intervienen diversos aportes interactuando y, principalmente, los asistentes.

En muchos casos sus textos conforman un riquísimo bagaje de textos que también son leídos en la intimidad, en grupos, en emisoras radiales y televisivas, etcétera.

El extraordinario poeta griego Sófocles (496 a. C.-406 a. C.) (8) también tuvo una activa vida política intermedia en la incipiente democracia que, hoy día, sería oportuno que sea analizada por algunos funcionarios autocráticos, incapaces de justificar sus respectivos patrimonios económicos personales, personalistas al extremo, arquitectos egipcios sin títulos, vacunadores venales, los que se ufanan en menoscabar a sus antecesores: “El ninguneo es una operación que consiste en hacer de Alguien, Ninguno. La nada de pronto se individualiza, se hace cuerpo y ojos, se hace Ninguno”. (9)

 

DEMOCRACIA DE CALIDAD

El desarrollo dramático de “Edipo Rey” sucede en Tebas durante transcurso de una devastadora epidemia. (10)

La población solicita la activa intervención del monarca mediante una asamblea popular pública (11) en el Ágora. (12) (13)

Entonces, Creonte, cuñado y colaborador de Edipo consulta al Oráculo de Delfos construido en honor del mitológico Apolo, develándose que el mal es un castigo divino (14) por el asesinato de Layo, antiguo rey de Tebas.

“(Sacerdote) Tebas, como tú mismo lo estás viendo, se halla profundamente consternada por la desgracia; no puede levantar la cabeza del abismo mortífero en que está sumida. Los brotes fructíferos de la tierra se secan en los campos; perecen los rebaños que pacen en los pastizales; despuéblase con la esterilidad de sus mujeres. Un dios que trae el fuego abrasador de las fiebres, la execrable Peste, se ha adueñado de la ciudad, y va dejando exhausta de hombres la mansión de Cadmo, mientras las sombras del Hades desbordan de llantos y de gemidos. Ciertamente ni estos jóvenes ni yo, apiñados en torno de tus lares, pretendemos igualarte con los dioses; pero te reconocemos como el primero de los mortales para socorrernos en la desgracia que se cierne sobre nuestras vidas y para obtener el auxilio de los dioses. (…)

 

Tebas piensa y proclama que sólo con la ayuda de alguna divinidad conseguiste enderezar el rumbo de nuestra vida. Hoy, pues, poderoso Edipo, a ti vuelven sus ojos todos estos suplicantes que te ruegan halles remedio a sus males, bien porque hayas oído la voz de algún dios, bien porque te hayas aconsejado de algún mortal, pues sé que los consejos de los hombres de experiencia ejercen una feliz influencia en los acontecimientos. ʻ¡Ea, oh tú, el mejor de los mortales, salva a esta ciudad!ʼ. (…)

Si, en efecto, has de continuar rigiendo esta tierra, será más confortador reinar sobre hombres que regir un país sin habitantes. De nada sirven navíos y fortalezas tan pronto como los hombres han desertado de ellos”. (15)

 

ALGUNAS CUESTIONES PRINCIPALES

  1. a) El poderoso monarca rechaza terminantremente la propuesta del secretismo que podría facilitar la manipulación de la información sobre las causas de la epidemia, por contraria a la forma de gobierno y a la transparencia; b) la impunidad de los que han delinquido es extremadamente grave, de ahí el extraordinario enojo de Apolo pues faltó, al menos, un juicio justo desde hace muchos años: “CREONTE: El dios asegura que los matadores están en el país. Lo que se busca, se encuentra; lo que se descuida, se pierde (…) EDIPO: ¿Y cuál fue el mal más urgente que después de la muerte del rey os ha impedido enteraros de lo que pasó? CREONTE: La Esfinge, (16) con sus capciosos enigmas, nos hizo descuidar los hechos inciertos, para no pensar más que en los males presentes. (…) Pues al tratar de disipar las tinieblas que envuelven ese crimen, no lo hago por un amigo lejano, sino que persigo mi propio bien. Que quienquiera que fuese el matador de Layo, quizás un día podría poner su mano sobre mí mismo. Así, pues, todo lo que haga en bien de Layo, lo hago en favor de mi propia causa”; c) Las causas y las formas de evitar las epidemias son desconocidas, siendo la única solución una intervención divina; ante la contingencia el pueblo se une y ejerce a los derechos ciudadanos: acceso a la información, reunión pública, petición a las autoridades, etcétera; d) Todo lo que salió mal es culpa de otros; e) Posiblemente que sean muchos los que únicamente recuerden las escenas dramáticas referidas al engaño que desencadenó entre la madre Yocasta y el hijo. (17)

 Sigmud Freud (1856-1939), con frecuencia más citado que estudiado, puntualizó en “El tabú y la ambivalencia de los sentimientos” (1913): “Para nosotros, presenta el tabú dos significaciones opuestas: la de lo sagrado o consagrado y la de lo inquietante, peligroso, prohibido o impuro. En polinesio, lo contrario de tabú es noa, o sea lo ordinario, lo que es accesible a todo el mundo”. (18)

Aquí finalizamos, sin narrar el desenlace…; ojalá que sea además material de reflexión y para el debate, sumando al diario de ayer.

 

NOTAS Y REFERENCIAS

1) Autor del libro “Acceso a la información”

http://repositorio.ub.edu.ar/handle/123456789/6086

2) Platón. Apología de Sócrates. Espase-Calpe. Octava edición. Página 86. Madrid, España. 6 de abril de 1971.

3) En Buenos Aires: El Rosedal, Museo Isaac Fernández Blanco, etcétera.

4) Teatro Caminito. La Boca, Ciudad de Buenos Aires, Argentina. Inaugurado en 1957 por Cecilio Madanes; intervinieron Raul Soldi, Manuel Mujica Láinez, Carlos Alonso, Benito Quinquela Martín, etcétera.

5) Roma: Plaza de España (Piazza di Spagna). (1725).

6) Roma: Termas de Caracalla o Antoninas (217).

7) Teatro Cervantes. Buenos Aires. 1921.

8) Gran parte de su obra se perdió; algunos rasgos de su vida y trabajos fueron reconstruidos por referencias de sus contemporáneos. Sus trabajos fueron premiados por sus contemporáneos como “Filoctetes”, estrenada en 409 a.C.

9) Paz, Octavio. El laberinto de la soledad. Fondo de Cultura Económica. Página 49. México, México. 2000.

10) Las otras dos obras que completan la tríada son: “Edipo en Colono” (Oedipus Coloneus) (estrenada en 401 a.C.) y Antígona (estrenada en 441 a.C.).

11) Edipo rechaza la propuesta de Creonte de reunirse a puertas cerradas, insistiendo que las deliberaciones se realicen ante la población congregada: “CREONTE: Si quieres oírme en presencia de todos, estoy dispuesto a hablar; si no, puedo también entrar a tu palacio. EDIPO: Habla ante todos, pues sus sufrimientos me anonadan más que si se tratara de mi propia vida”.

12) Plaza amplia también empleada para llevar adelante las democráticas reuniones públicas de la población con sus autoridades.

13) Quizá, haya muchos docentes de materias afines a las ciencias políticas, ciudadanía, etcétera, que tengan incluida en la bibliografía a Edipo; en caso contrario están a tiempo de hacerlo dado que es una obra relativamente breve y amena.

14) “CREONTE: Desterrando a un culpable, o expiando un homicidio con otro homicidio, pues una sangre derramada es la causa de las desventuras de Tebas”.

15) Sófocles. Edipo Rey. Pehuén Editores. Buenos Aires, Argentina. 2001.

16) Demonio destructivo y de la mala suerte, con rostro de mujer, cuerpo de león y alas de ave.

17) Por haber sido engañado Edipo creyó ser hijo de Pólibo, rey de Corinto, y Mériba de Doria.

18) Freud, Sigmund. Tótem y Tabú. Biblioteca Nueva. Tercera edición. Tomo II. Página 1758. Madrid, España. 1973.

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

OPINIÓN