lunes 23 de noviembre de 2020 - Edición Nº1097
Dar la palabra » Política » 23 sep 2020

Tumbas de la Guerra (Por Daniel Guzmán)

Cuatro capítulos producidos y editados por ¨Agenda Malvinas¨ en donde narran las profanaciones de las tumbas de los soldados argentinos caídos en Malvinas


Por:
Daniel Guzmán

Tumbas de la Guerra

 

CAPÍTULO I – Cómo los británicos convirtieron en NN a los soldados argentinos caídos en las Islas Malvinas

  

38 años después de la guerra, los hechos se han ido modificando de tal forma, que los británicos responsables de profanar las tumbas de los héroes muertos en batalla, de trasladarlos, de perder su identidad, violando la Convención de Ginebra, ahora se muestran como defensores de los Derechos Humanos.

 

De tal manera los británicos, responsables absolutos que se perdieran los nombres de los soldados al sacarlos de sus tumbas y llevarlos al cementerio de Darwin, invocando los derechos humanos que violaron, ahora se benefician en canje de un pacto económico y de entrega soberana - como el firmado con Macri en septiembre de 2016, conocido como ACUERDO FORADORI DUNCAN-, el que incomprensiblemente, el gobierno de Alberto Fernández aun no deroga.

  

CAPÍTULO II - En junio de 1982, no existían NN

 

Con excepción de los que cayeron al mar, todos sabíamos dónde habían caídos nuestros compañeros y donde estaban sus tumbas.  Algunos pocos en el cementerio de puerto argentino. La mayoría en los campos de batalla.

 

Para este informe, no solo hemos recurrido a la memoria de los propios excombatientes, sino principalmente a un miembro de la cancillería argentina quien durante 16 años, fue custodio del cementerio de Darwin.

  

CAPÍTULO III – La violación británica a la Convención de Ginebra

 

A partir de junio de 1982, los británicos enviaron una serie de notas al gobierno dictatorial de esa época, pidiendo que repatriáramos los cuerpos de los soldados. La versión inglesa dice que las autoridades argentinas no contestaron, y la versión argentina que sí respondieron, negándose a cumplir con el pedido. No había que repatriar nada, estaban y están en la Patria.

 

Más allá de las versiones y teniendo en cuenta que la Convención de Ginebra establece un plazo de 5 años para disponer unilateralmente de las tumbas, en diciembre de 1982, la ex primera ministra británica Margaret Thacher convocó a su gabinete y en una especie de DNU, firmó e hizo firmar en complicidad  a sus ministros, la remoción de los cuerpos, la desaparición de las tumbas y la creación de un cementerio, violando a sabiendas el artículo 30 de la Convención IV de Ginebra y el artículo 34 del protocolo sobre protección a las víctimas de conflictos armados.

 

CAPÍTULO IV -El profanador Geoffrey Cardozo

 

Los isleños, en especial los estancieros que usurpan las islas argentinas, no querían tener cientos de tumbas dentro de las tierras que explotan.  La decisión de Thacher fue llevada adelante por el Ministerio de Defensa Británico, quien ordenó al jefe de la unidad militar en Malvinas, Geoffrey Cardozo, ejecutar la orden.

 

De tal manera, entre el 16 de enero y el 19 de febrero de 1983, Cardozo junto a otros militares y varios isleños, removieron las tumbas, quitaron los cuerpos del lugar donde habían caído y crearon el primer cementerio de Darwin el cual poseía inicialmente, 220 tumbas. En las cuales 123 soldados fueron sepultados sin identidad.

 

*Daniel Guzmán es director de Agenda Malvinas

 

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

OPINIÓN