domingo 09 de agosto de 2020 - Edición Nº991
Dar la palabra » Sociedad » 30 jul 2020

Apuntes ciudadanos: Justicia pinochotista (Por ARV)

El juez era un enorme mono de la raza de los gorilas. Un viejo mono respetable por su larga edad, por su barba blanca, y especialmente por sus lentes de oro, sin cristales, que tenía que usar en forma permanente por una enfermedad de la vista que padecía desde hacía muchos años.


Por:
Alejandro Rojo Vivot

“Chiste verbal o retruécano: un cantante, Edmundo de nombre, y tan famoso por su gordura como por su voz, tuvo que sufrir que se empleara el título de una obra teatral, inspirada en una conocidísima novela (1)de Julio Verne, como alusión a su poco elegante físico. (2) La frase El viaje alrededor de Edmundo en ochenta días se hizo pronto popular”. (3)

Sigmund Freud (1856-1939)

 

Tengamos presente que luego de un largo proceso de consolidación nacional o unificación, en 1861 se constituyó el Reino de Italia hasta 1946 pues en ese año un triunfante (54,3%) referéndum, donde votaron por primera vez las mujeres, aprobó la República y su Constitución. (4)

Por lo menos en la Florencia de fines del Siglo XIX, con frecuencia fue conveniente publicar ideas y opiniones con cierta prudencia, como lo supo muy bien el escritor y periodista Carlo Lorenzo Filippo Giovanni Lorenzini (Carlo Collodi), (1826-1890), (5) ya que, por caso cuando trabajó en el periódico satíricoLampione, en 1849 fue clausurado por el Gran Duque de Toscana (6) en 1849 hasta 1860.

En 1876 publica su obra con sentido irónico sobre la unificación de su país: “Minuzzolo e Il viaggio per l'Italia di Giannettino”, inspirado en “Giannetto” (Juanito) del escritor pedagogo y responsable de la “Oficina de Revisión de Libros e Impresos”, (1844-1846), Alessandro Luigi Parravicini (1797-1880).

Algunos de sus trabajos con humor político fueron: “Macchiette” (1880), “Occhi e nasi” (1881) y “Storie allegre” (1887).

También tengamos presente lo relatado en 1881, con respecto a lo sucedió en Cazachitrulos: (7)“Desesperado, volvió corriendo a la ciudad y fue directamente a los tribunales para denunciar ante el juez a los sinvergüenzas que le habían robado.

El juez era un enorme mono de la raza de los gorilas. Un viejo mono respetable por su larga edad, por su barba blanca, y especialmente por sus lentes de oro, sin cristales, que tenía que usar en forma permanente por una enfermedad de la vista que padecía desde hacía muchos años.

Pinocho contó con pelos y señales el fraude del que había sido víctima. Dijo los nombres, apellidos y señas particulares de los tramposos, y terminó pidiendo justicia.

El juez lo escuchó con gran benevolencia. Cuando el muñeco no tuvo nada más que decir, el juez alargó el brazo e hizo sonar una campanilla.

Ante ese llamado se presentaron dos mastines vestidos de gendarmes.

El juez les dijo, señalando a Pinocho:

-A este pobre diablo le robaron cuatro monedas de oro. Deténgalo y métanlo en la cárcel.

Al oír la sentencia el muñeco se quedó con la boca abierta. Quiso protestar, pero para no andar perdiendo tiempo los gendarmes le taparon la boca y se lo llevaron al calabozo.

Y allí estuvo durante cuatro meses. Cuatro larguísimos meses”. (8)

Las peripecias del joven muñeco de madera humanizado fueron muchas, en donde en cada una se identifica estampas de la época y la línea conductora del relato: la verdad como premisa fundamental.

En el Siglo XXI recordemos siempre a Pinocho; nos hará muy bien.

 

(*) Alejandro Rojo Vivot

FOTO: ARV. Reproducción del original de la primera versión del dibujo de Pinocho, efectuado por el florentino Carlo Chiostri (1863-1939).

 

NOTAS Y REFERENCIAS

(1) Le Tour du monde en quatre-vingts jours. (1872).

(2) “Elegante físico” es un buen ejemplo de una ironía empleada por Sigmund Freud en un ensayo científico.

(3) Freud, Sigmund. El chiste y su relación con el inconsciente. Biblioteca Nueva. Tercera edición. Tomo I. Página 1070. Madrid, España. 1973.

(4) El General Juan Domingo Perón que ocupó diversos cargos principales en la Dictadura que gobernó Argentina, se propuso impulsar el voto femenino, pero tuvo resistencia al respecto pues varias destacadas sufragistas entendían que no era en gobierno antidemocrático el propicio para avanzar en lo que durante décadas habían bregado. Cuando en democracia el Parlamento aprobó su proyecto iniciado en 1945 con respecto al voto femenino, resultando un gran avance ciudadano y que favoreció el incremento de la concurrencia a las urnas además que, por primera vez, se empleó el voto directo (Constitución de 1949).

A nivel nacional las mujeres votaron a partir de 1951, por la Ley N° 13.010 aprobada por el Congreso en 1947.

Desde 1928 en la Provincia de San Juan las mujeres tuvieron derechos políticos; en 1934 Emar Acosta (1904-1965) (primera mujer legisladora en América Latina), asumió como legisladora en la Cámara de Representantes provincial, siendo un buen antecedente del valor del sistema federal aunque durante muchos años predominó el centralismo.

(5) Nació en el Gran Ducado de Toscana y falleció en el Reino de Italia, aunque en ambos casos fue en la misma ciudad: Florencia; casi como una humorada política.

(6) Leopoldo Juan José Francisco Fernando Carlos de Habsburgo-Lorena (Leopoldo Giovanni Giuseppe Francesco Ferdinando Carlo d'Asburgo-Lorena;(1797-1870). Favoreció la libertad de expresión y el refugio de numerosos perseguidos políticamente de otras regiones desarrollando en tal sentido una política pública inversa a la vigente en su época caracterizada por el autoritario pensamiento único.

(7) Chitrulo: ingenuo. Los autoritarios y autocráticos sostienen que la población carece de capacidad de decidir por si misma.

(8) Collodi, Carlo. Las aventuras de Pinocho. Editorial Colihue. Páginas 84,85 y 86. Buenos Aires, Argentina. Julio de 1999.

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

OPINIÓN