domingo 21 de julio de 2019 - Edición Nº606
Dar la palabra » Política » 13 jun 2019

Elecciones provinciales

Está en juego la paz social de todos (Por Rosana Bertone)

Nosotros representamos la unidad en un país marcado por la desunión. Todo el peronismo fueguino se unió para apostar a un modelo de provincia y de ciudades distinto al de Macri. Para lograrlo, todos tuvimos que ceder un poco y aprender a trabajar en equipo.


En las elecciones de este domingo se pone en juego la paz social y la institucionalidad de Tierra del Fuego, el mayor ritmo de obra en la historia de la isla y la relación de afinidad y de unidad que podemos lograr con el próximo gobierno nacional para garantizar más trabajo. En otras palabras, está en juego seguir avanzando o volver al pasado.

Hicimos mucho en estos cuatro años de gestión, en medio de la crisis nacional y del caos que era la provincia cuando nos tocó asumir. Ordenamos el Estado que solo pagaba salarios en cuotas mientras las escuelas se caían a pedazos, los jubilados tenían que hacer juicio para cobrar, en los hospitales no había ni gasas para atender a los pacientes y las familias no sabían si sus hijos iban a tener clases porque la constante eran los paros. Logramos salir de ese círculo vicioso de desmanejo en el que estábamos atrapados.

También comenzamos un plan de obra pública para transformar la provincia, saldando problemas históricos como el ambiental en la ciudad de Ushuaia, y preparándonos para el futuro con la ampliación del gasoducto y más conexiones de gas natural y el tendido de fibra óptica, además de construir 17 gimnasios, ampliar los hospitales e iniciar un total de 410 obras que están en marcha.

Todo eso se puede poner en riesgo si triunfa un candidato aliado con sectores sindicales que han motorizado la conflictividad y con empresarios que buscan concentrar la obra pública en pocas manos como ha sucedido todos estos años en Río Grande.

Nosotros representamos la unidad en un país marcado por la desunión. Todo el peronismo fueguino se unió para apostar a un modelo de provincia y de ciudades distinto al de Macri. Para lograrlo, todos tuvimos que ceder un poco y aprender a trabajar en equipo. Aceptar las diferencias, que a veces son circunstanciales y menores, para lograr un fin mayor que es defender nuestra tierra y empezar a construir desde nuestra provincia un nuevo país donde el mercado interno, el trabajo y la producción sean el motor del desarrollo.

En los próximos años quiero que consolidemos las inversiones industriales y productivas para las próximas décadas: por eso es clave la extensión de la ley 19640 de promoción industrial y el crecimiento de la industria hidrocarburifera. Estos dos temas serán políticas de Estado.

También quiero la sanción de la ley Malvinas, para que tengamos una mayor influencia sobre la política exterior en relación al reclamo de soberanía sobre nuestras islas argentinas y fueguinas.  Y quiero que entremos en una etapa de aceleración de la obra pública.

Confiamos en poder acompañar a Alberto Fernández, porque más allá de nuestra provincia, es hora de empezar a cerrar la grieta que divide a los argentinos y poder recuperar a todos los afectados por este modelo.

En definitiva, nos estamos preparando para un gran futuro, y estoy convencida de que lo que viene, es mucho mejor.

 

(*) Actual gobernadora de Tierra del Fuego. Candidata a la reelección por “Unidad Fueguina”. Artículo publicado originalmente por la Agencia Télam

 

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

OPINIÓN