martes 23 de octubre de 2018 - Edición Nº335
Dar la palabra » Turismo » 27 sep 2018

A propósito del día internacional del turismo

El turismo y la “casa en orden” (Por Marcelo Lietti)

Nuestro deber es tener la “casa en orden” y darle al turista lo mejor que tenemos, principalmente en calidad de los servicios que se ofrecen. Cuando digo orden, me refiero al cuidado del medio ambiente, a la seguridad, a las reglas claras y a la previsibilidad por sobre todas las cosas.


Hoy es el día internacional del turismo y podríamos empezar por definir algunos conceptos muy ligados a la actividad.

En principio: ¿Qué es el turismo? En general, se acepta que es el traslado de una persona (o un grupo de ellas) de un lugar a otro, con el fin de pasear, conocer y descansar. Turista es, popularmente, aquella persona que se traslada de su territorio de origen, o de su residencia habitual, a un punto geográfico diferente al suyo, por un período inferior a un año, con fines de ocio, negocios y otros motivos.

También podemos decir que turismo es una forma particular del uso del tiempo libre, y una forma especial de recreación, relacionada con la educación, el placer y el descanso. O, de otro modo, es un conjunto de actividades de negocios que directa o indirectamente generan bienes y servicios que soportan actividades de negocios, dando origen al denominado “Entorno económico dependiente y asociado”, conocido comúnmente por derrame.

A su vez, la demanda turística se define como “el conjunto de turistas que, de forma individual o colectiva, están motivados por una serie de productos o servicios turísticos con el objetivo de cubrir sus necesidades”. Económicamente, la definimos como “la cantidad de “producto turístico” que los consumidores están dispuestos a adquirir.

La oferta turística es “el conjunto de bienes, productos y servicios, de recursos e infraestructura, que se encuentran en un determinado lugar y que se estructuran de manera que estén disponibles en el mercado para ser usados o consumidos por los turistas”.

En cambio los servicios turísticos son “el conjunto de realizaciones, hechos y actividades, tendientes a producir prestaciones personales que satisfagan las necesidades del turista y contribuyan al logro de facilitación, acercamiento, uso y disfrute de los bienes turísticos”.

Hay muchos tipos de turismo: de “sol y playa”, “convencional”, de “reuniones”, “LGTB”, de “naturaleza”, de “salud”, “cultural” o de “aventura”.

Sin pretender confundir a los lectores con datos técnicos, agreguemos que hay continentes como Europa, donde el turismo representa el 15% de su PBI, proporcionando más de 200 millones de puestos de trabajo, más de 100.000 nuevos puestos cada año. En estos lugares se proponen nuevos retos para aumentar el “derrame” y se invierte en nuevas tecnologías y en nuevas oportunidades para aumentar la competitividad.

Solo por citar un ejemplo, en Italia que es un país que está detrás de Francia, España y China en términos de turismo, ya trabajan para medir el ingreso de turistas debido a que la demanda supera a la capacidad de atención, mientras que nosotros todavía  estamos viendo si decidimos que el turismo es o no la industria por excelencia, y analizando cómo generamos una mayor  demanda.

La OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) una entidad internacional que reúne a treinta y cuatro países, junto con la OMT (Organización Mundial del Turismo) llevan adelante encuentros donde se debate cómo generar y crear entornos propicios a las nuevas tecnologías que trajo la globalización, transformando el sistema actual para las nuevas tendencias, formato que va a continuar avanzando a pasos agigantados con lo bueno y lo no tan bueno que las nuevas herramientas traen.

En estos debates sobre la realidad global, se muestran herramientas que permiten visualizar el lugar donde se quiere vacacionar, comparando un destino  con  otro de manera inmediata. Se pueden  ver los comentarios de viajeros que suben y bajan la imagen de un producto en un segundo. Esto no es solamente un gran desafío para todos los prestadores de servicios turísticos, sino que es el mayor desafío para los destinos turísticos en general.

En un estudio de mercado que encaró la Cámara de Turismo de Tierra del Fuego con el objetivo de poder saber cómo se muestran los turistas que visitan a Ushuaia, podemos ver que el mayor porcentaje  se muestra con fotos de fondo de paisajes de nuestra querida provincia, mientras que en varios destinos turísticos muy visitados de la Argentina los turistas se muestran con fotos de la ciudad a la  que visitan. Es decir, nuestra fortaleza está en el recurso natural y  paisajístico. A propósito: ¿los que vivimos acá, cuidamos ese recurso? ¿Invertimos para eso? ¿se dictan políticas públicas de protección, manejo y uso del territorio? ¿Estamos en ese camino?

En los últimos estudios de las CST (cuentas satélites) un instrumento para medir y efectuar el seguimiento de la incidencia económica del turismo que vincula los datos de la actividad con la economía en general (creación de empleo, crecimiento económico y generación de riqueza)  se observa como resultado inmediato la importancia de las políticas públicas orientadas al turismo. ¿Estaremos nosotros en ese camino?

Como fuera, hoy podemos decir que a Tierra del Fuego ingresan por turismo, igual o más divisas que por regalías de otros recursos.

Tenemos claro, entonces, que el turismo es una actividad económica exportable a nuestros queridos argentinos del continente y a todos los extranjeros que deciden venir a visitar nuestra provincia en un acto social llevado a cabo por una persona que decide llegar, conocer cada rincón a su elección con placer y principalmente con el objetivo de descansar, con fines de ocio, de negocios, religiosos o de cualquier índole.

Por todo ello, nuestro deber es tener la “casa en orden” y darle lo mejor que tenemos, principalmente en calidad de los servicios que se ofrecen. Cuando digo orden, me refiero al cuidado del medio ambiente, a la  seguridad, a las reglas claras y a la previsibilidad por sobre todas las cosas.

La pregunta final es ¿estamos en ese camino? ¿estamos en sintonía con el mundo desarrollado en políticas turísticas?. Permanentemente debemos preguntarnos si lo estamos, sobre todo si queremos alcanzar los estándares exigidos por el  mundo dinámico de hoy.

Por último, me gustaría destacar que de todas las actividades en que se atiende a personas, hoy ya no se puede dudar que primero están aquellos profesionales que cuidan la salud, luego los profesionales de la educación, nuestros queridos maestros que forman el futuro, y quizá después los trabajadores incansables del turismo, los propietarios,  mucamas, choferes, recepcionistas, guías, administrativos, chef, personal de mantenimiento, de mesa operativa, de reservas, informantes, empleados de los entes de turismo, en fin, tanta mano de obra calificada y dedicada de lunes a lunes que trabaja para que otros puedan disfrutar, descansar y conocer.

A todos, feliz día del turismo.

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

OPINIÓN