lunes 24 de septiembre de 2018 - Edición Nº306
Dar la palabra » Política » 2 jul 2018

Debate sobre la legalización del aborto

Ganamos el “Mundial de las pibas” (Por Lorena Uribe)

Ya ganamos. Porque en mis retinas aún están los gestos y rostros de las pibas, los pibes, los militantes, las mujeres y hombres que pasaron en vigilia y en las calles, alrededor de un fueguito improvisado para sobrellevar el frío de la madrugada, aguardando la votación.


Se jugaba Argentina Islandia en el comienzo del Mundial, y a mí no se me movía un pelo. Las y los fanáticos esperaban con ansias el resultado de Argentina Croacia y yo seguía sin entender cuál es el sentimiento que los motiva.

Observo, escucho, trato de sentir esa pasión que les genera el fútbol, pero no llegó a concebirla.

Sin embargo, la única sensación que viví y vivo con esa pasión, y tal vez es mi único punto de comparación con lo que sucede con el Mundial, fue el día en que se dio media sanción en la Cámara Baja, a la Ley para la Despenalización del Aborto. De hecho, muchas de nosotras llamamos a esos dos días históricos, “El Mundial de las Pibas”, y así fue. 

Ya pasaron unos días y sigo conmocionada, pero en cada foto, en cada video capturado en esos días previos al 13 y 14 de junio, revivo el sentimiento de cosquilleo que está en mis entrañas.

La adrenalina de contar el voto a voto, los nervios por hacer cuanta entrevista se pudiera, porque era un hecho histórico, y aunque ahora todas las expectativas están centradas en lo que pasará en la Cámara de Senadores, puedo asegurar que para las y los militantes de esta causa, ya ganamos.

¿Y por qué lo digo con tanta seguridad? Ya ganamos. Porque en mis retinas aún están los gestos y rostros de las pibas, los pibes, los militantes, las mujeres y hombres que pasaron en vigilia y en las calles, alrededor de un fueguito improvisado para sobrellevar el frío de la madrugada, aguardando que finalmente, se conociera esa votación que tan en vilo nos tuvo, mantuvo y sostuvo.

Las crónicas de esos días, y las fotos de los drones, dan cuenta de más un millón de personas, llegadas desde todos los puntos del país, con la sola esperanza que se diera esa media sanción a la ley.

Eso pasaba fuera del Congreso, con cientos de miles de militantes, que, con una alegría y esperanza inigualable, se expresaban y hacían saber a las diputadas y diputados, cuál era el pedido: “Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir”.

Dentro de Congreso, todos, o casi todos los diputados se habían pronunciado a favor o en contra del proyecto, y los representantes fueguinos habían hecho lo propio: Martín Pérez, Matías Rodríguez y Ana Luz Carol, votaron y se manifestaron en favor del proyecto. Gastón Roma, completamente convencido y rotundo dijo que su voto era en contra, mientras que Héctor “Tito” Stefani, dijo “no sé qué voy a votar”. Y así, ingresaron al recinto.

Cerca de 24 horas después, más allá de los cambios de votos de los diputados puntanos y luego los pampeanos, la gran sorpresa fue Gastón Roma, quien finalmente votó a favor del proyecto de despenalización como así también lo hizo Stefani.

Finalmente, y pese a todos los aprietes, amenazas, movilizaciones, cartas y mensajes de whatsapp, por parte de los autodenominados “pro vida, a los representantes de las fueguinas y fueguinos, votaron a favor de la despenalización del aborto.

De este modo, y con agrado o no, hasta ahora, la única realidad es que, por 129 votos a favor y 125 en contra, el proyecto para salvar la vida de muchas, y brindar condiciones de salud dignas a la hora de interrumpir de manera voluntaria un embarazo, tiene media sanción.

 Y así ¡ganamos! 

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

OPINIÓN