martes 17 de julio de 2018 - Edición Nº237
Dar la palabra » Urbanismo » 15 may 2018

Debate sobre el tránsito en Ushuaia

Tránsito, vehículos y caos (Por Juan Manuel Romano)

El tema del caos vehicular y el estacionamiento es desde hace años una preocupación para la mayoría de los vecinos de Ushuaia. Confluyen hechos que hacen la situación compleja y difícil de abordar: la cantidad de autos por habitante -que casi cuadriplica la media nacional- una ciudad muy centralizada en la que el horario pico concentra una gran cantidad de vehículos en las zonas de comercios, falta de estacionamientos, alto tránsito de vecinos y turistas en pocas cuadras.


La aventura diaria de circular por una ciudad “caótica” es un desafío al que nos enfrentamos todos los días los que vivimos en Ushuaia. Cómo lograr una mejora en un tema que afecta a todos los vecinos de la ciudad y el camino debe ser hacia una ciudad inteligente,  que escuche a sus vecinos y de respuestas a través de la innovación y sistemas alternativos.

El tema del caos vehicular y el estacionamiento es desde hace años una preocupación para la mayoría de los vecinos de Ushuaia. Confluyen hechos que hacen la situación compleja y difícil de abordar: la cantidad de autos por habitante -que casi cuadriplica la media nacional-  una ciudad muy centralizada en la que el horario pico concentra una gran cantidad de vehículos en las zonas de comercios, falta de estacionamientos, alto tránsito de vecinos y turistas en pocas cuadras y una ciudad geográficamente alargada, entre otros factores que generan caos.

Un concepto que ayuda a pensarnos en una nueva etapa de la ciudad es el de “Ciudades Inteligentes”. La movilidad en una Ciudad Inteligente requiere pensar al tránsito y la manera en la que “recorremos” la ciudad en relación a la ‎sostenibilidad, la seguridad y la ‎eficiencia de las infraestructuras y los sistemas de transporte. Se trata de planificar una ciudad dinámica que responda a lo que la población está necesitando.

Ushuaia debe ser pensada en este sentido, buscando descongestionar y agilizar la circulación, además de favorecer aquellas maneras de transportarse que sean amigables con el ambiente. En este sentido, presentamos proyectos que involucren sistemas alternativos, por ejemplo a través de la baja del 50% del impuesto automotor a  vehículos híbridos. Además, es fundamental trabajar en un sistema de transporte público de excelencia para que la ciudad pueda salir del caos actual, motivo por el cual desde el Concejo hemos apoyado las necesidades del Ejecutivo Municipal en este sentido.

Estos temas y sus problemáticas implican la necesidad de generar ordenanzas que “ordenen”, orienten, controlen y generen un sistema que acompañe el crecimiento de la ciudad y no lo obstruya. Con un Estado que controle pero que también tenga información que permita la planificación y la evolución, datos sobre medios de transporte, el número y causas de accidentes, tiempo consumido en el tránsito, horas pico, lugares principales de congestión, etc.

Necesitamos entender la importancia de la inversión y la innovación para comenzar el camino que nos lleve a ser una verdadera “Ciudad Inteligente”, conectada con las necesidades de la comunidad, con innovación y un crecimiento que acompañe las particularidades de un lugar único como el nuestro.

Muchas veces desde el Ejecutivo Municipal y desde el Concejo Deliberante se buscan maneras alternativas para lidiar con situaciones que claramente son consecuencia de no haber actuado o planificado una ciudad inteligente: multas estrafalarias a tapar una rampa de discapacitados o por estacionar en lugares no permitidos. Ese tipo de cosas nos tienen que llamar la atención y preguntarnos qué es lo que genera que tantos vecinos incumplan como consecuencia de una saturación y de situaciones que no pudimos prever con soluciones y acciones de fondo.

Solo como referencia de la importancia de este tema y la necesidad de planificación, según información de la Dirección Nacional del Registro Automotor, surge que los automóviles activos en condiciones registrales de circular por la provincia son  101.764 unidades, sobre una población estimada de 154 mil personas, tal como indica el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos. En Tierra del Fuego hay una persona cada 0,66 vehículos superando ampliamente la media nacional que en el 2017 era de 3,8 habitantes por vehículo.

 

(*) Concejal de Ushuaia por la UCR.

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

OPINIÓN