martes 23 de octubre de 2018 - Edición Nº335
Dar la palabra » Medio Ambiente » 23 abr 2018

Paisaje y proyectos productivos

Las 20 verdades de la Ruta 30 (Por Julio Lovece)

El gobierno de Tierra del Fuego ha anunciado el inicio de una importante obra denominada Corredor Costero Canal Beagle, que consiste en la construcción de 132 kilómetros de la Ruta 30. No es ninguna novedad la singularidad de toda la región involucrada y que puede verse afectada de no mediar una correcta planificación de esta obra vial.


El gobierno de Tierra del Fuego ha anunciado el inicio de una importante obra denominada Corredor Costero Canal Beagle, que consiste en la construcción de 132 kilómetros de la Ruta 30.

Este proyecto, nacido en los 90´, ya ha sido diseñado en un par de ocasiones con trazas diferentes e inconclusas. La alternativa que hoy estamos debatiendo pretende dar continuidad al tramo ya construido por Playa Larga, Reserva Natural y Cultural por ley 384 de 1997, siguiendo desde Punta Escarpados hasta Cabo San Pio, pasando por Túnel, Río Encajonado, Punta Remolinos, Almanza, Harberton y Moat.

Resulta llamativo el profundo interés expuesto en este proyecto por las autoridades provinciales y  nacionales, hecho que ha significado un fuerte endeudamiento, con montos estimados, sólo para esta obra, en no menos de 1.700 millones de pesos y que podrán extenderse a más de 2.000 millones.

No es ninguna novedad la singularidad de toda la región involucrada y que puede verse afectada de no mediar una correcta planificación de esta obra vial. Basta recordar que se trata del único lugar de nuestro país en el que encontramos la unión de la montaña, el bosque y el mar. Si a ello sumamos los valores paisajísticos, biológicos y paleontológicos, además de los históricos, estamos hablando de un lugar emblemático en el extremo sur de Argentina. Es verdad que todos y cada uno de estos valores se encuentran protegidos por ley y acuerdos internacionales, pero también que a las actuales autoridades gubernamentales, esto parece no amedrentarlos.

De acuerdo a los objetivos mencionados por el gobierno provincial, esta ruta permitirá el desarrollo de la zona de Almanza, actual localidad sustentada en la pesca artesanal y el turismo. En este caso recurriendo a alternativas de desarrollo acuícola y granjas multitróficas, sistema totalmente experimental y circuitos de turismo alternativo, aunque no se ha dejado de mencionar la explotación minera.

La Fundación Ushuaia XXI, junto con otras ONGs provinciales, se encuentra sumamente preocupada por dos cuestiones fundamentales: qué puede ocurrirle a esa zona con la construcción de una ruta mal diseñada o traza equivocada y qué pueda pasarle a esa zona luego de construida la ruta.

Los motivos de estas preocupaciones se sustentan en las siguientes premisas:

  1. Los funcionarios actuales han salido apresuradamente a armar pliegos de licitación de esta ambiciosa obra, sin la existencia de un anteproyecto o análisis de factibilidad.

  2. Tampoco existe un plan de manejo de todo el sector, herramienta que permitiría el trazado de un plan de usos específicos. Por lo tanto los objetivos de dicha ruta, hasta ahora mencionados por el gobierno, no son más que una expresión de deseo o, peor aún, una pantalla.

  3. Algunas áreas técnicas del propio gobierno no han tenido acceso al trabajo hasta ahora elaborado.

  4. El proyecto ejecutivo será llevado a cabo, junto con el estudio de impacto ambiental, por la empresa adjudicataria.

  5. La etapa de uso y expropiación de tierras privadas, se hizo sin el consenso de los propietarios de las tierras, la opinión de dicha parte no ha sido atendida.

  6. La traza de la ruta no ha sido definida pese a ya haberse adjudicado la obra. Entendemos que la terminará definiendo también la empresa adjudicataria.

  7. Los bosques nativos ubicados en la zona son, en su mayor parte, calificados "de protección" y protegidos por Ley Provincial Nro. 145, y no está en claro por la indefinición de la traza, la cantidad de bosques afectados.

  8. Toda la zona potencialmente afectada es donde se encuentra la mayor parte de yacimientos arqueológicos, relevados por el CADIC (Centro Austral de Investigaciones Científicas) Incluso la ruta atravesaría por el medio de aquellos yacimientos considerados los más antiguos con restos que datan de 7.800 años y se hallan protegidos por ley provincial y pactos preexistentes de nivel constitucional.

  9. Las buenas prácticas incluidas en manuales técnicos de Vialidad Nacional para rutas turísticas y/o escénicas, no han sido tenidas en cuenta en este proceso.

  10. No ha sido prevista ninguna instancia que permita disponer de un plan de mitigación de zonas afectadas.

  11. Por lo tanto tampoco parecen haberse considerado los costos que demande un plan de mitigación posterior a la finalización de la obra.

  12. Tampoco se ha considerado un Estudio de Impacto Ambiental preliminar con un ante proyecto, solamente el definitivo con un proyecto ejecutivo que será elaborado luego de la adjudicación. Este EIA se supone que podrá ser analizado por las ONGs proceso que, junto con una audiencia pública, no es vinculante.

  13. No ha habido acto alguno que permita la participación pública de expertos en condiciones de aportar experiencias y conocimientos, por lo tanto ningún científico del CADIC ni docente de la Universidad Nacional de Tierra del Fuego, han tenido una opinión vinculante, en el proceso.

  14. Como se expresa con anterioridad, el uso posterior de toda la zona a la que se accederá con esta nueva ruta, no ha sido claramente definido. Algunos de los usos que puedan desarrollarse con posterioridad, pueden no ser compatibles con los hasta ahora anunciados. ¿Será ésta una ruta turística o de comunicación?. Será de acceso a un sector productivo o alternativa a la Ruta Nacional Nro 3? ¿Será una ruta de acceso a zonas urbanizadas de uso particular o comercial?

  15. De igual forma, todo parece indicar que esta zona terminará siendo objeto de una poderosa especulación inmobiliaria y/o política.

  16. Aunque las autoridades aseguran poder controlar cualquier tipo de uso o especulación inapropiada, lo cierto es que el Estado ha probado claramente, en estas últimas décadas, no poder controlar el pésimo uso de Playa Larga, por ejemplo, o que se roben hasta los inodoros de las derruidas hosterías Petrel, Yehuin y San Pablo.

  17. Se habla de esta zona como el futuro producto turístico por excelencia, opción para descongestionar circuitos sobrecargados, sin embargo hoy existen estupendos circuitos turísticos subexplotados porque sus distancias no congenian con los tiempos de los que dispone el visitante, porque no existe infraestructura adecuada para la recepción del visitante o la que existía se encuentra en ruinas o porque la oferta convencional de los prestadores simplemente no contemplan dichas opciones.

  18. Generan muchas dudas los objetivos de este proyecto y del uso que finalmente se haga de dicho sector, cuando paralelamente representantes políticos del partido gobernante, se encuentran impulsando la extensión del ejido urbano hasta Almanza.

  19. Se insiste en calificar a esta futura ruta como "turística" cuando en los pliegos licitatorios no parece existir límites al tamaño de vehículos y paralelamente se la incluye como una opción a la Ruta Nacional Nro. 3

  20. Llama poderosamente la atención que no hayan sido incluidos técnicos y manuales especialmente preparados para el diseño de este tipo de carreteras provenientes de Vialidad Nacional, con experiencia en el diseño y construcción de rutas escénicas.

Con toda seguridad, una vez conocidos el proyecto ejecutivo y el Estudio de Impacto Ambiental, surgirán otra veintena de verdades que, como caracteriza a este proyecto, es muy posible no tengan respuesta.

(*) Titular de la Fundación Ushuaia XXI

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

OPINIÓN