martes 28 de septiembre de 2021 - Edición Nº1406
Dar la palabra » Política » 9 sep 2021

La educación popular devorada por la burocracia (por José Piñeiro)

Que Freire los perdone...si es que alguna vez se permiten reflexionar y salir de esa maquinaria institucionalizante y burocrática


Por:
José Piñeiro

Con 25 años de ejercicio de la profesión periodística en medios radiales, gráficos, televisivos y digitales. Después de haber llevado adelante un taller de periodismo ad honorem y a pulmón durante 12 años, en la Unidad Uno (antes Puesto Uno). Siendo parte de la Universidad Trashumante, fundada por el sociólogo Roberto "Tato" Iglesias, discípulo de Paulo Freire.

Con varias especializaciones, cursos, talleres, acreditados; creí que era una buena oportunidad -ya quizás en el tramo final de mi labor profesional- para tratar de compartir algo de mi experiencia y aprender todo lo que fuera capaz de absorber de los y las estudiantes del Bachillerato Popular. Por eso me anoté para concursar por 3 horas cátedra de la materia "Comunicación y Medios. Presenté un proyecto y me comunicaron, telefónicamente y por escrito, que pasaba a la instancia de "entrevista" porque había sido aprobado.

Me preparé para la entrevista, sin embargo, una hora antes de la misma me llaman por teléfono y me dicen que no se realizaría, porque "no estaba inscripto en Junta" y porque "no tengo un título técnico". Procedí a escribir dos reclamos (porque el primero nunca lo contestaron, pero el segundo tampoco) donde apelaba a reflexionar sobre la educación popular, alegaba que las características de mi título no opacaban la experiencia laboral y en campo, les contaba que inmensos periodistas como Rodolfo Walsh u Osvaldo Bayer no habían tenido título, porque la carrera de Comunicación es relativamente nueva, sin embargo quien puede dudar de su enorme capacidad.

Sin embargo, mis reclamos ni siquiera merecieron una respuesta.

Hoy me entero, por la publicación en la página del Ministerio de Educación, que dicha respuesta nunca llegará. Ya fueron designadas las horas y ni siquiera mi reclamo mereció una explicación formal, por escrito, por la misma vía por la cual me habían dicho que podía concursar. Lo mío es quizás lo de menos, lo que más lamento es ver que a la "educación popular" se la coma la burocracia y el formalismo. Que Freire los perdone...si es que alguna vez se permiten reflexionar y salir de esa maquinaria institucionalizante y burocrática

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

OPINIÓN