lunes 14 de junio de 2021 - Edición Nº1300
Dar la palabra » Medio Ambiente » 12 may 2021

Centollas del Beagle Parte 1 ( Por Gustavo Lovrich)

La historia


Por:
Gustavo Lovrich

Los cangrejos de la familia de la centolla son ciertamente unos de los artrópodos más grandes del mundo., que llegan a pesar 13 kg y medir casi 2 m de apertura de patas.

La nuestra, más modesta, llega(ba) a unos 5 kg y patas de 50 cm. Posiblemente su nombre sea por su parecido a un pariente gallego, el centollo o centolla europea (Maja squinado), pero las diferencias son evidentes. Por eso los científicos usamos nombres en latín para identificar a las especies, y en este caso es Lithodes santolla.

 

  

                       Centollo del Atlántico norte                                         Centolla del Canal Beagle

 

Durante 150 años a la centolla del sur de América se la conoció como Lithodes antarcticus, pero en 1989 se encontró que el abate Molina fue quien la describió por primera vez en 1782. Juan Ignacio Molina fue un sacerdote jesuita y naturalista nacido en Chile, pero desterrado a Italia después de la expulsión de la Compañía de Jesús en 1768.

Molina describió por primera vez para la ciencia numerosas especies entre las que se encuentran plantas como los cipreses, la araucaria, o la papa oca y animales como los erizos verde y rojo, la cholga o el piure, y que encontramos en su obra Ensayo de la historia natural de Chile.

Allí Molina utiliza la nomenclatura zoológica que acababa de inventar Carlos Linneo y la llamó Cancer santolla, por su parecido con los cangrejos, “cancer” en latín,y la describe asi:

 

 

La pesca de centolla desde Ushuaia se inició en la década de 1930, probablemente a partir de la noticia de que en la vecina Punta Arenas se pescaba desde hace unos años. Entonces y hasta la década de 1970 la pesca se hacía con redes tipo trasmallo, y en los años 1930s esta actividad fue registrada en el documental “Terra Magellanica” del Padre de Agostini (y se puede ver en el minuto 48 o en el minuto 45 de las versiones en Youtube).

Estas redes tenían varias desventajas: demandaban mucho trabajo para desenredar a los animales y perdían patas, capturaban todas las centollas, machos, hembras o juveniles que estuvieran caminando cerca, y también enganchaban otros animales como lobos o delfines, que se ahogaban. Pero claro, era una época donde la conservación no era un problema del que los humanos debíamos ocuparnos.

Red de tipo trasmallo, dispuesta en el fondo marino

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

OPINIÓN