lunes 12 de abril de 2021 - Edición Nº1237
Dar la palabra » Sociedad » 26 mar 2021

Historias y reflexiones

PODCAST. NOSOTROS los Fueguinos II. Capítulo 8: Excentricidades de funcionarios (Por Gabriel Ramonet)

Parece innegable la existencia de determinados contextos. El menemismo, sin ir más lejos, fue una época donde los ejemplos que bajaban desde lo más alto de la pirámide del poder, invitaban al resto a mantener cierto tipo de comportamientos.


 

 

Debe haber una especie de imán, o de efecto contagio. Quiero decir, no creo que las excentricidades de los funcionarios públicos se concentren particularmente en una época o dentro de cierto partido político.

Sin embargo, parece innegable la existencia de determinados contextos. El menemismo, sin ir más lejos, fue una época donde los ejemplos que bajaban desde lo más alto de la pirámide del poder, invitaban al resto a mantener cierto tipo de comportamientos.

En Tierra del Fuego tuvimos, como se sabe, una especie de menemismo tardío. Aquí el gobierno provincial más menemista de todos llegó al poder, de la mano del ex gobernador Carlos Manfredotti, cuando el otro Carlos (Menem) estaba ya en retirada.

Será por eso, entonces, que el 2000, primer año de Manfredotti en el poder, acumula una serie de escándalos políticos caracterizados, ya no por la megacorrupción estructural (que también los hubo) sino por la falta de escrúpulos de los funcionarios, las fiestas, los lujos y la buena vida pagada con fondos públicos.

Vamos a repasar ahora algunos de esos episodios repletos, además, de datos de color y cierta dosis de vergüenza ajena.

 

-Abril de 2000. Dos legisladoras oficialistas, Rita Fleitas y Angélica Guzmán (por entonces cuñada del gobernador Manfredotti) salen de la provincia con viáticos pagos por cinco días para asistir a la Feria del Libro de Buenos Aires. Periodistas de Río Grande descubren que en realidad se habían ido a La Habana, Cuba.

Uno de los periodistas llama al aire al Hotel Nacional de la capital cubana y sorprende a la legisladora Guzmán, con quien se produce el siguiente diálogo, que resumimos:

-     Hola.

-        Sí, ¿Angélica Guzmán?

-        Si.

-        Buenas tardes legisladora Guzmán, de FM Impacto de Río Grande Edison Benitez la saluda ¿cómo está usted?

-        (sorprendida)...Eh, buenas tardes cómo le va... muy bien, acá estamos, trabajando, recién dejando una reunión y nos estamos yendo para la embajada argentina.

-        Legisladora Guzmán, ¿ustedes partieron desde la provincia de Tierra del Fuego con 5 días de viáticos hacia Buenos Aires, es así?

-        Sí, es así.

-        ¿Por qué están en Cuba?

-        En Cuba porque lo pagamos nosotros, fuimos a una actividad legislativa, tareas inherentes a nuestras funciones y, además, partimos rumbo a Cuba porque estuvimos invitadas a este seminario donde..., este..,  y lo pagamos de nuestro bolsillo.

-        ¿Legisladora, no sé si usted estará en condiciones de contestarnos lo siguiente: por qué está el señor Cristian Manfredotti (sobrino del gobernador, hijo de Guzman) ahí también en Cuba, también fue invitado?

-        Cristian Manfredotti se pagó el pasaje él. O sea se lo pagó su familia, su padre, y está acompañando a la delegación porque es asesor ad honorem de quien les habla. No sé si le queda claro porque Cristian Manfredotti se pagó tanto su pasaje desde Buenos Aires, hasta la ciudad de Cuba. No sé si tiene prohibido viajar según lo que usted está manifestando.

-        Otra pregunta: ¿cuáles son las actividades que desarrolla o ha desarrollado en La Habana y cuáles son las que va a desarrollar en las horas subsiguientes, legisladora?

-        La tarea … recién venimos de una reunión de salud muy importante. Una reunión con integrantes de todo el sistema de salud de este país, de Cuba, estuvimos participando activamente de la comisión de Educación, hemos permanecido durante cinco horas consecutivas durante la comisión de Educación en el día de ayer. Hemos participado, además, en el sistema electoral de este país el domingo; es variada la actividad con una invitación bastante amplia de parte de autoridades argentinas en este país.

-        Legisladora, la última pregunta, ¿mañana van a hacer un tour a Varadero y se van a alojar en el hotel Sol y Palmeras?

-        No, no vamos a hacer ningún tour el día de mañana. Permanecemos hasta el día viernes a última hora acá, en la ciudad de La Habana y sí vamos a ir el sábado a Varadero y ya estamos regresando el domingo para la ciudad. Pero le vuelvo a repetir, este tour que usted dice lo pagamos de nuestro bolsillo.

 

Junio de 2000. Trasciende que el contador general del gobierno de Tierra del Fuego, Ramón Nicolás Molina Santander, se hace pagar por el Estado cenas en lujosos restaurantes, acompañadas de champagne y de otras ostentaciones. “¿Sabés quién soy yo” repetía el funcionario cuando se enojaba con algún mozo, mientras pedía “el mejor champagne que tengas”.

Por ejemplo, el 13 de abril de ese año, el ex síndico general durante el gobierno de Menem cenó junto a un grupo de personas en el hotel Del Glaciar. Entre otros platos, comieron “merluza negra con salsa”, “fettuccinis verdes”, “carré de cerdo” y “trucha” de la zona. Bebieron agua mineral, siete botellas de vino y dos “champagne Chandon Extra Brut”.

El ex subinterventor de ATC almorzó el 17 de mayo en el restaurante del Hotel Albatros, junto a otras dos personas. Según la factura 00001291, los tres “menu ejecutivos” a un valor de treinta dólares fueron acompañados por cuatro “agua mineral” y “dos champagne Chandon E. B”.

El 24 de mayo, un nuevo almuerzo del ex empleado del Banco de La Rioja en el mismo sitio incluyó tres botellas de “champagne Chandon E.B.”

 

Octubre de 2000. “Feliz día del legislador”, rezaba un enorme cartel colocado sobre la pared posterior del salón Tomás Bridge, el más importante del hotel Del Glaciar, en Ushuaia.

El lujoso recinto fue elegido por el entonces presidente de la Legislatura fueguina, Daniel Gallo, para celebrar el viernes 27 de octubre una singular fiesta  de homenaje a ex legisladores y actuales miembros de la Cámara.

Bautizado como el “día del legislador” se supone que el evento pretendió recordar la primera vez que sesionó la asamblea nacional constituyente de 1853, aunque a decir verdad, la enorme mayoría de los ciento veinte asistentes ignoraba cualquier referencia histórica sobre ese hecho.

Por el contrario, la fiesta se pareció más a un mitin que reunió a funcionarios del gobierno provincial con “desaparecidos” políticos de las más diversas extracciones, todo en un clima de ostentación que contrastaba con la severa crisis económica de Tierra del Fuego.

En una gran mesa central, los comensales se sirvieron a gusto alguna de las cuarenta variedades de exquisitas comidas, incluyendo la tradicional centolla, mariscos y helado de calafate. Hubo discursos, entrega de diplomas y música funcional.

La jornada anterior a la fiesta, la Legislatura sancionó una super ley catalogada por algunos opositores como de “impunidad financiera”, porque dotó al Ejecutivo de poderes casi ilimitados en materia presupuestaria y recortó las atribuciones de los organismos de control.

 

-Noviembre de 2000. La Iglesia Católica organiza el llamado Jubileo de Políticos y Gobernantes en el Vaticano. Nadie quiere perderse el viaje a Roma. Hay una nutrida delegación argentina. Y una particular situación que se produce en Tierra del Fuego.

El gobernador Carlos Manfredotti encabeza la delegación de fueguinos. Y el vice, Daniel Gallo, viaja simultáneamente a una reunión del PJ en Tucumán y La Rioja.

Manfredotti viajó acompañado de su esposa, la legisladora justicialista y miembro del Consejo de la Magistratura Nélida Lanzares.

También viajó la vicepresidenta primera de la Legislatura, Angélica Guzmán, en compañía de su marido, Mario Manfredotti, hermano del gobernador y vicepresidente de la Dirección Provincial de Puertos.

El vicepresidente segundo de la Cámara legislativa, el representante del Movimiento Popular Fueguino Luis Astesano, también se había sumado al viaje a Italia.

¿Quién gobierna la provincia?, se preguntaban los periodistas en ese entonces.

Agotadas las demás alternativas, el sillón gubernamental quedó para el presidente de la comisión de Presupuesto, Hacienda y Cuentas del parlamento fueguino, el mopofista Damián Loffler, hermano del entonces diputado nacional por el mismo partido, Ernesto Loffler. Damián “Loli” Loffler tenía entonces 31 años.  Se rehusó concurrir a Casa de Gobierno y tampoco atendió a la prensa.

Mientras tanto, al Jubileo romano también asistieron el ministro de Economía, Alberto Revah, y el de Gobierno, Raúl Ruiz, la secretaria de Acción Social, Lucía Vichi Romero, el presidente del Banco Tierra del Fuego, Carlos Lorenzo, el subsecretario Legal y Técnico, Rubén Herrera, el subsecretario de Desarrollo y Planeamiento, Jorge Ontivero, el subsecretario de Relaciones Institucionales, Eduardo Ibarra -sobrino político de Manfredotti- y hasta el escribano general de la gobernación, Axel Reynoldi.

El legislador de la Alianza José Barroso, los concejales Ricardo Wilder y Miriam Maldonado, las dos hijas del gobernador, Silvia y Bibiana Manfredotti, el diputado nacional Omar Becerra y las esposas de varios funcionarios decoraron, también, la nutrida representación del fin del mundo ante el Papa Juan Pablo II.

 

Viajes al exterior, fiestas, champagne, lujos. Ostentación de poder e impunidad. Pinceladas del menemismo tardío de Tierra del Fuego. Podríamos brindar por ese pasado reciente. No para homenajearlo, sino para que no se repita. Nunca más.

 

 

 

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

OPINIÓN