sábado 23 de enero de 2021 - Edición Nº1158
Dar la palabra » Política » 12 ene 2021

Sobre la Muerte en Venecia (Por Alejandro Rojo Vivot)

Al principio las autoridades políticas engañaron sistemáticamente a la población ocultando la grave y extendida enfermedad, procurando que la prestación de servicios locales sigan florecientes gracias a las actividades de quienes llegaron dispuestos al disfrute en los lujosos hoteles, cafés, teatros, paseos en góndolas, etcétera.


Por:
Alejandro Rojo Vivot

“Y aunque estos que opinaban de diversas maneras no murieron todos, no por ello todos se salvaban, sino que, enfermándose muchos en cada una de ellas y en distintos lugares (habiendo dado ellos mismos ejemplo cuando estaban sanos a los que sanos quedaban) abandonados por todos, languidecían ahora. Y no digamos ya que un ciudadano esquivase al otro y que casi ningún vecino tuviese cuidado del otro, y que los parientes raras veces o nunca se visitasen, y de lejos: con tanto espanto había entrado esta tribulación en el pecho de los hombres y de las mujeres, que un hermano abandonaba al otro y el tío al sobrino y la hermana al hermano, y muchas veces la mujer a su marido, y lo que mayor cosa es y casi increíble, los padres y las madres a los hijos, como si no fuesen suyos, evitaban visitar y atender”. (2) (1353) (3)

                                          Giovanni Boccaccio (13131375)

 

El célebre escritor alemán Thomas Mann (1875-1955), Premio Nobel de Literatura (1929) fue escritor de relevantes obras que perduran en el Siglo XXI, incluyendo a los que las citan sin nunca haberlas leído como sí lo han hecho numerosas y entusiastas generaciones.

Con otras razones, hay quienes aducen que los mensajes recibidos y los enviados constantemente por el teléfono restan tiempo a la lectura, a las conversaciones interpersonales mirándose a la cara, etcétera; la comunicación humana es fundamental y la tecnología contribuye en mucho en tal sentido, buscando la calidad y la diversidad.

 

“Encuentro a la televisión muy educativa. Cada vez que alguien la enciende, me retiro a otra habitación a leer un libro”. (4)

A veces, hacemos de la corta existencia una cuestión innecesariamente, dicotómica, inclusive aplicable al desarrollo del conocimiento.

Su primera y principal novela es la extensa “Los Buddenbrook. Decadencia de una familia” (Buddenbrooks. Verfall einer Familie.) 1901. “La montaña mágica” (Der Zauberberg), 1924, que transcurre en Davos, Suiza, se mantiene entre las más vendidas de este autor en sus muchas impresiones y traducciones.

También, con numerosas ediciones, es su novela corta “Muerte en Venecia” (Der Tod in Venedig) (1912), cuya trama se desarrolla en un verano, llena de simbolismo y realismo, en la bellísima ciudad italiana que vive comercialmente del turismo, mientras es avasallada por una voraz epidemia que ahuyenta a muchos pobladores y los visitantes, mientras se suceden las terribles muertes de los que se quedaron como la decadencia económica de los comerciantes y trabajadores.

 

También es notoria la interesada y absurda negación de lo que sucede por parte de los responsables públicos, aduciendo un bien superior material, todo el esplendor se derrumba inexorablemente en la paz de sus calles, canales y plazas, aunque la incertidumbre es general ya que los testimonios contradicen la palabra oficial devaluada por los hechos.

Al principio las autoridades políticas engañaron sistemáticamente a la población ocultando la grave y extendida enfermedad, procurando que la prestación de servicios locales sigan florecientes gracias a las actividades de quienes llegaron dispuestos al disfrute en los lujosos hoteles, cafés, teatros, paseos en góndolas, etcétera.

“El pueblo sabía todo esto, y la corrupción de los de arriba, junto con la inseguridad reinante y el estado de agitación e inquietud en que sumía a la ciudad la inminencia de la muerte, habían engendrado cierta desmoralización entre las gentes humildes; los instintos oscuros y antisociales se habían sentido animados, de tal modo que podía observarse un desorden y una criminalidad crecientes”. (5)

A las vicisitudes narradas, en cierta medida, las podemos equiparar a lo acontecido con la pandemia de la segunda década del Siglo XXI, encontrando notorias similitudes, inclusive lo experimentado con el transcurrir del tiempo inexorable que se parece a un río en una planicie ingente, sin un nítido horizonte, rememorando lo que ya fue sin poder intuir acabadamente lo que vendrá.

El texto refleja en parte la Europa que se divierte mientras, al principio lejanamente, pronto se escucharán cañones entre cuerpos despezados por la Gran Guerra, acrecentado la miseria de millones de seres humanos: “La guerra es la salida cobarde a los problemas de la paz”. (6)

Quizá, dentro de algunos años, antes de la próxima epidemia, estemos mejor preparados también en haber desarrollado conductas y hábitos que incluyan la prevención individual, la lectura de libros, el análisis crítico de las amañadas declaraciones públicas, etcétera, aunque continuarán los que sostengan pensamientos únicos y otros avasallamientos a la condición humana.

NOTAS Y REFERENCIAS

1) Autor del libro “Acceso a la información pública en ciudades democráticas, justas y sustentables”. Editorial Dunken. Buenos Aires, Argentina. (2015).

http://repositorio.ub.edu.ar/bitstream/handle/123456789/6126/Rojo%20Vivot%20Alejandro%20ACCESO%20Y%20CIUDADES%202015.pdf?sequence=1&isAllowed=y

2) Boccaccio, Giovanni. Decamerón. Laurna. Página 12. Madrid, España.

3) Fue escrito hace casi siete siglos manteniéndose vigente, pareciendo una crónica periodística actual, sobre todo si se les agrega las pujas partidarias, improvisaciones, relatos oficiales fantasiosos, ineficacia cuantificada en decenas de miles de fallecidos e ingentes pérdidas económicas y actividades laborales, como ingentes daños psicológicos.

4) Julius Henry Marx (Groucho Marx) (1890-1977), extraordinario y prolífero escritor y actor estadounidense.

5) Mann, Thomas. La muerte en Venecia. La Nación. Buenos Aires, Argentina. 2003.

6) Thomas Mann.

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

OPINIÓN