lunes 30 de noviembre de 2020 - Edición Nº1104
Dar la palabra » Cultura » 30 abr 2020

Humor, política y afines

Del humor al poder (Por Alejandro Rojo Vivot)  

El humor fue desarrollándose inteligentemente y, casi siempre, con artera capacidad para ser un instrumento crítico por excelencia, alentando el progreso de los individuos y las sociedades, alertando y haciendo notoriamente visible las contradicciones, los dobleces como muchas otras cuestiones veladas o disimuladas todo lo posible


“La brevedad del chiste es con frecuencia el resultado de un proceso especial que en la expresión verbal del mismo ha dejado una segunda huella: la formación sustitutiva. Empleando el procedimiento de reducción, que intenta recorrer en sentido inverso el camino seguido por el proceso de condensación, hallamos también que el chiste depende tan sólo de la expresión verbal resultante del proceso de condensación” (1)

Sigmund Freud (1856-1939)

 

El humor fue desarrollándose inteligentemente y, casi siempre, con artera capacidad para ser un instrumento crítico por excelencia, alentando el progreso de los individuos y las sociedades, alertando y haciendo notoriamente visible las contradicciones, los dobleces como muchas otras cuestiones veladas o disimuladas todo lo posible; también se profundiza significativamente la baja credibilidad de la población con respecto a la representatividad de los partidos políticos, inclusive promovida por algunos políticos personalistas.

En democracia convivimos con iniquidades de todo tipo, corrupción, impunidad, falta de transparencia, financiamiento espurio inclusive transportado en valijas declarados como efectos personales, tráfico de influencias, empleo de información privilegiada, etcétera, con los esfuerzos de los que bregan por el desarrollo institucional, la morigeración de la violencia en el ejercicio del poder público y los enfrentamientos en sociedades resquebrajadas, los ingentes esfuerzos para favorecer el trabajo genuino en contraposición al clientelismo, la baja en la participación ciudadana, etcétera.

De ahí, por caso, los autócratas rechazan el humor salvo cuando bien parapetados en el poder son capaces de formular ironías como complemento de las diatribas a todos los que se animan a pensar con independencia.

En Guatemala, con escasos días de diferencia en 2015, el presidente Otto Pérez Molina y la vicepresidente Ingrid Roxana Baldetti Elías abandonaron sus cargos acusados de diversos delitos contra el Estado.

Ello llevó a que un comediante televisivo de larga trayectoria como actor cómico cinematográfico y televisivo, además de empresario, (2) James Ernesto Morales Cabrera (Jimmy Morales) (1969) liderando el Frente de Convergencia Nacional (FCN), en las elecciones obtuviera la primera mayoría con, aproximadamente, el 26% de los votos, quedando bien posicionado para obtener la presidencia de su país en una segunda vuelta, que ganó con el 67,44%. En esa oportunidad bajó notoriamente el ausentismo electoral y la cantidad de votos nulos.

En 2016 (3) llegó sin un equipo de trabajo formado (4) y muy pocos legisladores aliados, habiendo creado en la población una enorme expectativa que pronto le demandó el cumplimiento de sus promesas electorales y la solución de todos los problemas de los individuos y la sociedad. La propuesta fue su honradez sin ninguna otra aclaración.

El que sea un cómico popular, en principio nada dice de su capacidad para gobernar.

En 50 casos, es el segundo candidato que triunfó en Guatemala en su primer intento de llegar a la Presidencia. (5)

Hay quienes afirman que el origen de su postulación fue una estrategia de promoción de la segunda parte de su exitosa película bufonesca.

Su comedia cinematográfica, casi anticipatoria, “Un Presidente de a sombrero”, cuyos personajes centrales Nito y Neto fundan el Partido Democrático del Frente Unido de los Trabajadores (DEFUT), denuncia la demagogia, la corrupción, las falsas promesas electorales y, entre otras, recalca la importancia del involucramiento de los habitantes.

Ya en el cargo, Morales y sus colaboradores inmediatos, como algunos de sus familiares, en reiteradas oportunidades fueron acusados de corrupción y otros ilícitos.

Cuando finalizó su mandato, el mismo día, asumió el 14 de enero de 2020, a media noche, como diputado del Parlamento Centroamericano, manteniendo la inmunidad.

La historia se repitió, como en otros casos.

 

 

Notas:

(1) Freud, Sigmund. El chiste y su relación con el inconsciente. Biblioteca Nueva. Tercera edición. Tomo I. Páginas 1041 y 1042. Madrid, España. 1973.

(2) Con formación universitaria.

(3) Por cuatro años, sin posibilidad de reelección.

(4) Tuvo numerosos cambios en el gabinete.

(5) Gana un comediante. El diario del fin del mundo. Página 4. Ushuaia, Provincia de Tierra del Fuego, Argentina. 8 de septiembre de 2015.

Foto: El Gladiador AÑO IV N° 161 Buenos Aires 30 diciembre 1904.

 

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

OPINIÓN