lunes 23 de septiembre de 2019 - Edición Nº670
Dar la palabra » Política » 27 ago 2019

Política energética y crisis

¿Tierra del Fuego es la provincia del país donde más subieron los combustibles líquidos? (Por Moises Solorza)

Es imprescindible un verdadero esquema federal con respecto a los servicios públicos básicos como lo son el gas, el agua y la electricidad, pero también un esquema productivo local de desarrollo de producciones de petróleo refinado en naftas y gas oil para consumo interno para cada una de las provincias productoras.


Preguntas como la que estoy formulando, creo sin temor a equivocarme, nos realizamos todos los días en la sociedad fueguina, sin poder determinar a ciencia cierta, cómo y de qué forma aumentaron los combustibles líquidos en nuestra provincia.

Son interrogantes que los propios funcionarios fueguinos jamás pudieron explicar a un sector de la economía real que sufre en gran medida el deterioro salarial, en el núcleo productivo de las tres ciudades de nuestra provincia.

Esta pregunta en particular, está directamente relacionada con las cuestiones domésticas que generan gran impacto en los hogares. Las respuestas son claras: “La mayor suba de combustibles ocurrió en la provincia de Tierra del Fuego, AeIAS”, según datos del Ministerio de Energía de la Nación. “En el caso de la nafta Premium, registró un incremento del 76% al mes de junio, ubicándose por encima de la media nacional que fue del 59,2%”, me contestó un alto funcionario nacional.

A partir de los datos provistos por esa fuente oficial pude corroborar, en efecto, que la provincia resultó ser la más afectada por los últimos incrementos en los combustibles, figurando al tope de las provincias del país (y de la Patagonia en particular) en relación a la variación de precios registrada hasta el momento en que se escribe el presente artículo.

En el caso de las naftas premium, en junio hubo un alza del 76% en comparación con el mismo mes del año pasado, mientras que en las naftas súper y el gasoil, las variaciones registradas son del 79% y el 99,1% respectivamente.

Los datos surgen de la evolución de los precios de los combustibles cobrados al público, incluyendo impuestos, por parte de la empresa YPF.

Cabe recordar que si bien existen impuestos que no se deberían aplicar en el Área Aduanera Especial, se están aplicando de todos modos producto del llamado “Pacto fiscal” que firmó la gobernadora de nuestra provincia, Rosana Bertone, con el ministerio de Economía de la Nación.

Tal como lo adelantáramos y advertíamos en varias oportunidades, en el caso de la Nafta Premium, con un valor promedio a nivel país de 50,7 pesos, mostró una variación del 59,2%. La mayor suba se registró en la zona patagónica, con un valor promedio de 43,8 pesos, y una variación del 74,5%. Tierra del Fuego está al tope con un valor de 43,7 pesos el litro representando un aumento del 76%.

Si miramos algunas provincias de la Patagonia, nos daremos cuenta que es alarmante el nivel de aumentos que se aplicó a la zona más austral del país. En nuestra provincia, y en  las demás provincias patagónicas, el valor y la variación que se reflejaron son los siguientes: Santa Cruz 46,1 pesos (75,1%); Neuquén 41,7 pesos (73,3%) y Río Negro 43,6 pesos (73,5%).

En este segmento ya habíamos advertido que se estaba desplomando el consumo de naftas prémium, y que la caída era del 24% interanual en el primer trimestre de este año. Caída que no se registraba desde hace 10 años en nuestro país. Todos estos son datos oficiales.

Como se ve,  lejos de solucionar el principal problema del aumento de los combustibles en la República Argentina, el gobierno macrista buscó aliados políticos para avanzar en varias cuestiones claves: 1- La devaluación del peso argentino, 2-la dolarización de tarifas 3- el pacto fiscal con gobernadores en “Sintonía”,  4- la “Liberación” del mercado de combustibles y el 5- y más importante, el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

En el caso de la Nafta Súper, la Patagonia también fue la más afectada por el aumento de los precios registrados entre junio del año pasado y mismo mes de 2019. El valor promedio se ubicó en los 37,3 pesos, reflejando un incremento del 74,3%. Tierra del Fuego fue la provincia en que mayor incremento se registró, con un valor de 37,2 pesos y una variación del 79,2%.

En otras provincias patagónicas analizadas, el valor y la variación que reflejaron son los siguientes: Santa Cruz 38,2 pesos (70,9%); Neuquén 36,3 pesos (72,5%) y Río Negro 47,5 pesos (74,6%).

Y si pasamos al segmento Gas-Oíl (grado 3), la suba interanual en el precio final (45,2 pesos) mostró una variación del 99,1% para Tierra del Fuego; resultando la provincia que se ubicó al tope a nivel nacional y en la región patagónica.

En las demás provincias de la región, el comportamiento registrado fue el siguiente: Santa Cruz, con un valor de 46,2 pesos la variación interanual fue del 86,1%; en Neuquén con el valor de 53,3 pesos mostró un incremento del 85,2% y en Río Negro, con el valor de 50,2 pesos la variación fue del 91%.

Como vemos, es imprescindible un verdadero esquema federal con respecto a los servicios públicos básicos como lo son el gas, el agua y la electricidad, pero también un esquema productivo local de desarrollo de producciones de petróleo refinado en naftas y gas oil para consumo interno para cada una de las provincias productoras.

Es imprescindible comprender que necesitamos agregarle valor al petróleo crudo que se produce en nuestra provincia y poner en marcha un plan estratégico en varios puntos. 1- El primero debería ser el autoabastecimiento provincial de combustibles, 2- el autoabastecimiento gasífero domiciliario e industrial y 3 - la generación eléctrica con un interconectado provincial.

No es la primera vez que realizo este tipo de propuestas, que creo, deberían ser analizadas en un contexto propicio para evaluarlas ya que el mundo está convulsionado en materia económica. Pero además, sostengo que deberíamos pensar seriamente en un “Polo energético Integral” en la zona norte de nuestra provincia, donde se produce la materia prima.

En suma: “Energía argentina, a costos argentinos, con mano de obra argentina, para el desarrollo argentino”.

 

Moisés Solorza

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

OPINIÓN