viernes 14 de diciembre de 2018 - Edición Nº387
Dar la palabra » Política » 23 nov 2018

Debate sobre la selección de jueces

La Justicia indestructible (Por Alberto Bovino)

El caso del candidato a camarista civil de Tierra del Fuego es aún más asombroso. Este señor aprendió a prevaricar antes de ser juez, es otro caso para el Guinness de la justicia fueguina. ¿Qué es lo que debemos hacer para que un órgano como el Consejo de la Magistratura cumpla con parámetros mínimos de decencia?


Pasan los años y la impunidad de los jueces me sigue causando asombro. Me causa mucho asombro, especialmente, cuando se logra su exposición ante la opinión pública en algún asunto que debería provocar una marcha atrás, una renuncia o una destitución. Sin embargo, ese "debería" por lo general no se concreta.

El caso del candidato a camarista civil de Tierra del Fuego es aún más asombroso. Este señor aprendió a prevaricar antes de ser juez, es otro caso para el Guinness de la justicia fueguina. Algunas de las grandes contribuciones al derecho aportada por jueces fueguinos se pueden ver acá

Gabriel Ramonet es un periodista muy preocupado por la justicia. Es por ello que escribió el excelente libro Justicia Adicta. Breve historia del Poder judicial de Tierra de Fuego (1994-2007), en donde dijo, entre muchas cosas, lo siguiente:

 

“¿Cuánto tiempo demora una institución en volverse estructuralmente corrupta? ¿Cómo es el proceso de degradación de un poder del Estado desde su nacimiento, libre de vicios y prácticas corporativas, hasta su captación total por intereses políticos o mafiosos? Este libro se propone describir la breve pero contundente historia del Poder Judicial de la provincia de Tierra del Fuego, en el extremo sur de Argentina. No se trata de un simple capítulo más de las aventuras de gobiernos poco escrupulosos de los que proliferan —por desgracia— en Latinoamérica, y que en estas latitudes tuvieron su máxima expresión contemporánea durante la década del ex presidente Carlos Menem. El objetivo del trabajo es entender a la corrupción estructural desde el mismo momento de su génesis, a partir de un caso en extremo atípico como es la vivencia de la creación de una institución nueva, en un Estado que también acababa de inaugurarse, en un territorio alejado de los principales centros de poder. Una historia acelerada, como si quisiera alcanzar los años de ventaja que le llevan otras provincias, convirtió a la Justicia fueguina en un modelo a escala que reproduce los mismos vicios y responde a la mismas estructuras corruptas de otros lugares con pasado extenso y abundante experiencia en gobiernos de tinte feudal”.

 

Hace poco tiempo, Ramonet informó sobre el grave problema de la participación de un ex miembro del Consejo de la Magistratura fueguino en el concurso para camarista civil de la justicia de Tierra del Fuego.

El problema era que el abogado Daniel Alejandro Sacks se inscribió en ese concurso poco  tiempo después de cesar en su función de consejero y que, además, él había intervenido en la decisión que había dejado vacante el cargo al que ahora aspira en ese mismo concurso.

Así, queda claro que el candidato ya evaluó a algunos de los mismos concursantes que ahora compiten con él y participó en la decisión que dejó vacante el cargo que ahora quiere para él. Estas circunstancias fueron informadas por Ramonet en esta nota de junio de este año. Total normalidad.

Además, Sacks compartió despacho en el ejercicio de la profesión con uno de los actuales consejeros. En este sentido, Ramonet ha informado cómo fue "blanqueada" esta circunstancia.

Sacks declaró entre sus antecedentes que entre 2010 y 2011 compartió estudio jurídico con el legislador del Frente para la Victoria Federico Bilota, otro integrante del actual Consejo de la Magistratura que participa como jurado del concurso.

El propio Bilota se encargó de interrogar a Sacks sobre este tema en la entrevista oficial del certamen: el abogado contestó que “no fueron socios” sino que Bilota le facilitó un lugar en su estudio para ejercer la profesión, y que nunca representaron juntos a ningún cliente ni tuvieron expedientes en común.

No sé a ustedes, pero a mí me parece que esa explicación no justifica nada.

Y otro de los consejeros lo tiene a Sacks como asesor legal en la legislatura por $ 45.000 mensuales y tiene como secretaria privada a su esposa. Según el legislador, el hecho de que su secretaria privada sea esposa del abogado asesor no tiene nada que ver con el concurso. El puesto de asesor en la legislatura, además, no fue informado por el candidato entre sus antecedentes de "cargos públicos". De nuevo, total normalidad.

Yo ya conocía lo que es la impunidad de jueces y consejeros en Ushuaia. Lo aprendí en el caso de las firmas falsas en resoluciones judiciales. También en el caso de documentos sin firma de Donamaría que luego de pasar por las manos del perito oficial, del fiscal Massimi, del tribunal de juicio y de su secretario, entre otros, aparecieron firmados. Pero los jueces y los consejeros se ocuparon de impedir toda investigación a pesar de la gravedad de los hechos denunciados.

Charlando privadamente con Gabriel Ramonet, le pregunté qué repercusiones habían tenido sus notas sobre el tema. La respuesta fue:

Cero repercusiones.

Y esto es lo que me resulta más preocupante. ¿Qué es lo que debemos hacer para que un órgano como el Consejo de la Magistratura cumpla con parámetros mínimos de decencia? ¿Qué es lo que debe descubrirse para que circunstancias como éstas, al ser conocidas, generen algún tipo de consecuencias, aunque sea mínima, en un proceso de selección y designación de jueces?

 

 

(*) Abogado por la Universidad de Buenos Aires. Máster en Derecho de la Universidad de Columbia.  Se ha desempeñado como consultor internacional en materia de justicia penal y derechos humanos.  Como abogado ha participado en diversas instancias ante el sistema interamericano de protección de derechos humanos. Como integrante del Área Litigio del CELS, participa en casos de defensas penales que comprenden afectaciones a la libertad de expresión, acusaciones en casos de violencia policial, litigios internacionales, redacción de amicus curiae para tribunales nacionales, extranjeros, o internacionales.  Es profesor de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires, entre otras instituciones.  Autor de diversos libros y artículos sobre derecho penal, derecho procesal penal y derechos humanos.

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

OPINIÓN