viernes 14 de diciembre de 2018 - Edición Nº387
Dar la palabra » Política » 16 nov 2018

Debate sobre la cuestión Malvinas

En Tierra del Fuego siempre nos acordamos de las Malvinas: Carta abierta a Alicia Castro (Por Juan José Mateo)

Como consejero titular del Observatorio Malvinas en representación del Partido Justicialista de Tierra del Fuego, me vi en la necesidad de responder la imputación que Alicia Castro hizo a través de una red social, por considerarla inapropiada y carente de sustento informativo.


El 19 de octubre de este año la Diputada Nacional (MC) Alicia Castro[1], con motivo de su visita a nuestra Provincia para brindar una charla sobre la cuestión Malvinas en la ciudad de Río Grande publicó, a través de la red social Twitter, una crítica hacia la Gobernadora Rosana Bertone, referida a la cuestión Malvinas y a su presente político partidario.

El posteo original cuestionaba a Bertone por haberse “olvidado” de las Malvinas cuando la Cancillería argentina firmó con el Reino Unido de Gran Bretaña, el comunicado (y luego revelado “Acuerdo”) Foradori-Duncan.

Como consejero titular del Observatorio Malvinas en representación del Partido Justicialista de Tierra del Fuego, me vi en la necesidad de responder la imputación que Alicia Castro hizo a través de la mencionada red social, por considerarla inapropiada y carente de sustento informativo.

Mi intervención desencadenó un intercambio de opiniones a través de una serie de tuits con Castro. Por considerar que las intervenciones de ambos tocan temáticas sensibles a los fueguinos, le propuse responder a sus posicionamientos a través de una carta abierta.

La posición de Alicia Castro

Repasando las opiniones de Castro, sus críticas hacia la Gobernadora tocan dos puntos centrales: el supuesto desinterés de Bertone sobre la entrega que está realizando la Cancillería de la causa Malvinas y la diferencia política que mantiene con el justicialismo fueguino desde su identificación como militante del kirchnerismo.

En esta oportunidad voy a centrarme en la causa Malvinas por ser el origen del intercambio, dejando la disputa interna partidaria para un futuro en el caso que Castro decida continuar con el debate. No sin dejar pasar el hecho que para sus críticas partidarias existen argumentos para demostrar que también está equivocada.

Quizá haga falta recordarle que Rosana Bertone fue una aliada fundamental de Néstor Kirchner en el armado territorial fueguino y en el Congreso nacional durante su presidencia y la de su esposa Cristina Fernández, hasta que sobrevino la fatídica derrota en 2015, que liberó las fuerzas dialécticas y renovadoras que esgrime por estos días el movimiento nacional justicialista.

En resumidas cuentas, las intervenciones de Castro en torno a la cuestión Malvinas pueden agruparse en los siguientes puntos:

1.Castro dice estar informada sobre lo que ocurre en Tierra del Fuego por ser parte del Observatorio Parlamentario nacional de la cuestión Malvinas, desde donde se conoce bien el “desinterés” de la Gobernadora Bertone acerca de la desmalvinización y el silencio cómplice con el Acuerdo Foradori-Duncan.

  1. Castro se cree autorizada a realizar dicha crítica porque es la redactora y primer firmante del Manifiesto de rechazo al Acuerdo Foradori-Duncan del 13/09/2016, el que nunca fue rechazado por Rosana Bertone.

  2. Realizar esas duras imputaciones a la Gobernadora no responde a un fin partidario, si no sólo a su interés de la defensa de la Cuestión Malvinas.

Expuestos los principales argumentos de Alicia Castro, me veo en la necesidad de responder cada uno de estos puntos, entendiendo que las acciones llevadas adelante por el Gobierno fueguino en defensa de la causa Malvinas fueron lícitas y que la intervención de Castro responde claramente al oportunismo político.

Porque claramente la visita de Castro a la Provincia se inscribe en la estrategia del Intendente Gustavo Melella en su carrera electoral a la Gobernación el próximo año, que utiliza la causa Malvinas como uno de los ejes de campaña, en el error de considerar que se trata de un punto débil de gestión de la Gobernadora Bertone.

  1. El acuerdo Foradori-Duncan fue denunciado por la Gobernadora

A diferencia de lo que expresa Castro, la Gobernadora Bertone fue la principal denunciante del Acuerdo Foradori-Duncan, sólo que lo hizo en un tiempo prudente y respondiendo a la lógica que exige el cargo que detenta.

Una persona con años de militancia, con presencia ininterrumpida en el Congreso nacional desde el año 2001 hasta su elección como Gobernadora en 2015, está obligada a contar con la mesura y el temple necesarios, siempre velando por el respeto de las Instituciones. Es muy fácil elevar la voz desde una tribuna cuando no se tiene responsabilidades ejecutivas, pero como dice el refrán futbolero: sólo “en la cancha se ven los pingos”.

Entonces, ni bien se conoció la comunicación del Foradori-Duncan en septiembre de 2016, el Gobierno provincial se puso en estado de alerta a la espera de conocer la documentación oficial para analizar su naturaleza y contenido con el fin de adoptar las medidas que fueran necesarias en defensa de la integridad territorial de la Provincia.

La Cancillería siempre fue vacilante y poco precisa. Y en esa estrategia, el Gobierno nacional aseveró que Foradori-Duncan se trataba de una comunicación conjunta y no de la firma de un tratado. Pero atendiendo a acciones posteriores, comenzaron las coincidencias de que se trataba de un principio de acuerdo teniendo en cuenta lo establecido en la Convención sobre el derecho de los Tratados acaecida en 1969 en Viena.

La estrategia de la Provincia entonces fue esperar a que la presión de quienes, liberados de responsabilidades ejecutivas y habilitados en la siempre más confortable tribuna de la simple oposición, pudiesen persuadir a las autoridades nacionales de dar marcha atrás con el supuesto acuerdo, o desdecirse ante esas presiones en todo caso, de lo que habría sido una cordial gacetilla plagada de buenas intenciones (como la Cancillería quiso hacerlo ver desde un primer momento).

En cualquiera de los términos, el objetivo de la Provincia siempre fue trabajar, primero en forma indirecta y luego en forma directa, para desactivar un lineamiento nacional que claramente significaba un retroceso para la política exterior argentina en materia de soberanía, que afectaba además directamente la integridad territorial fueguina.

No se trató entonces de un silencio “cómplice”, como sostiene Castro, sino de esperar el mejor momento para decir las cosas y actuar. La estrategia política obliga a concebir sabiamente el manejo de los tiempos. Es un aspecto de manual que exige la conducción política: muchas veces, para obtener los mejores resultados, debe primar y anteponerse un sentido de tiempo lógico al intempestivo tiempo cronológico.

  1. El tribuneo visitante (sin resultados) frente a una medida contundente

La respuesta de la gestión Bertone con respecto al Foradori-Duncan fue, además, contundente.

Porque, por un lado, el Manifiesto al que se refiere Castro es de naturaleza no vinculante, es decir, no tiene correlación con la posibilidad de impactar en la realidad concreta de un acto de Gobierno.

Y por el otro lado, encontramos que el correlato directo del Foradori-Duncan en la estrategia de resistencia del Gobierno fueguino fue la creación de la Secretaría de Estado de Representación Oficial para la Cuestión Malvinas, cartera que dirige Jorge Argüello, convocado por la Gobernadora Bertone para contar con un representante que llevará la voz de los fueguinos ante la Cancillería, con capacidad de tener alguna injerencia en las decisiones que se tomen en relación a la defensa de la soberanía de nuestras Islas Malvinas.

Seguramente Castro no debe olvidar que Argüello fue el mentor del Observatorio Parlamentario nacional de la cuestión Malvinas, el cual desde 2015 no mantiene reuniones plenarias, encontrándose en estado de desarticulación, por lo que resulta por lo menos poco creíble que desde dicho cuerpo pueda conocerse bien el “desinterés” de la Gobernadora Bertone acerca de la desmalvinización y su silencio cómplice con el Acuerdo Foradori-Duncan. Y menos adoptar una posición unívoca al respecto (Ver Posición Alicia Castro, Punto 1).

Además, en dicha institución seguramente habrá quienes no coincidan con la opinión deliberadamente parcial de Castro, en especial la de su fundador, Jorge Argüello, quien en estos momentos, como se ha advertido, colabora con el Gobierno Provincial en defensa de la soberanía nacional y provincial.

  1. El error estratégico del Intendente Melella: partidizar la causa Malvinas

Quienes vivimos en Tierra del Fuego y participamos de la vida política tenemos en claro las apetencias electorales del intendente de Río Grande Gustavo Malella para disputar la Gobernación el próximo año.

Es en ese marco y no en cualquier otro que se debe entender la visita de Alicia Castro a nuestra Provincia y sus ataques teledirigidos por la red social. Se trata de una visita partidaria, para apoyar a Melella en detrimento de Bertone.

Castro podría haber dado a conocer públicamente desde un primer momento (es decir desde el año 2016) el supuesto “desinterés” de la Gobernadora Bertone, pero lo hace recién en este momento. ¿Por qué? Porque ahora es el tiempo lógico de hacerlo, es decir, cuando el amperímetro de la campaña comienza a ponerse en rojo, Castro desembarca en la Provincia y polemiza con Bertone, utilizando los mismos argumentos que el bloque melellista que desde marzo de este año, cooptó el Observatorio provincial cuestión Malvinas, una penosa experiencia que no le sirvió a nadie más que a los ingleses. Véase:  http://darlapalabra.com.ar/nota/446/una_causa_para_unirnos_y_nunca_dividirnos_por_juan_j_mateo/

El error político de Mella fue entonces tomar la cuestión Malvinas como un eje de campaña, partidizando una causa que no puede mostrar fisuras internas ante una potencia colonialista con siglos de experiencia, como lo es el Reino Unido de Gran Bretaña. Véase:  http://darlapalabra.com.ar/nota/457/intercambio_de_opiniones_con_un_ingles_por_juan_jose_mateo/

Es por esto que no es aceptable que la visita a nuestra Provincia y los ataques de Alicia Castro a la Gobernadora Bertone respondan sólo a su “interés de la defensa de la Cuestión Malvinas”. Por el contrario, responde a la deliberada continuación de la estrategia del bloque melellista en el Observatorio provincial, que desde siempre pretendió instalar la falaz premisa ante la opinión pública que Bertone está operando la entrega de Malvinas a los ingleses en connivencia con el Gobierno de Cambiemos.

Alicia Castro puede quedarse tranquila

Hasta aquí llegan las primeras reflexiones con respecto al tema, constituyendo un capítulo más de las disputas políticas-partidarias local y nacional, utilizándose lamentablemente la causa Malvinas como mascarón de proa de los acomodamientos (y reacomodamientos) electorales para las elecciones que se avecinan el año próximo.

Porque Alicia Castro no vino a Tierra del Fuego por la causa Malvinas con ningún otro "interés" que no sea su defensa. También vino para reforzar el posicionamiento del Intendente Melella y el bloque de su armado político para disputar la Gobernación en Tierra del Fuego. 

Este constituye quizá el aspecto que mejor explica el motivo, ahora y no antes, de sus ataques directos a la Gobernadora Bertone por la red social. Los peronistas de Tierra del Fuego tenemos la obligación de blanquear este aspecto ante la ciudadanía, porque tampoco es cuestión de callar cuando existen móviles que se pretenden ocultar.

Y el gran error en este caso, consiste en partidizar la causa Malvinas con el agravante de llevarla hacia los estrechos límite de la especulación política partidaria.

Por lo demás, Alicia Castro puede quedarse bien tranquila que en Tierra del Fuego siempre nos acordamos de Malvinas, el conjunto del pueblo y desde ya, su Gobernadora. Porque tenemos claro que, ante todo, Malvinas es una causa que siempre debe unirnos y nunca dividirnos.

 

  • Para quienes estén interesados en seguir el intercambio desde sus fuentes, el nombre de usuario de la señora Castro en la red social Twitter es @AliciaCastroARy y el del autor de la presente nota es @JuanjoMateo_tdf.

 

(*) Secretario de Acción Política del Congreso Provincial Justicialista. Consejero Titular del Observatorio Cuestión Malvinas.

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

OPINIÓN