viernes 14 de diciembre de 2018 - Edición Nº387
Dar la palabra » Cultura » 11 oct 2018

Trastornos de la vida diaria

Del miedo a todo a la ansiedad (Por Mariana Gorella)

El origen del problema de la ansiedad general es la percepción de incertidumbre en el entorno y en uno mismo. Esto genera sensación de miedo, y el miedo crónico desata el cuadro de ansiedad.


El miedo es una de las emociones más básicas en los seres vivos: tanto animales como seres humanos poseemos, en potencia, la capacidad de sentir esta emoción en diversos momentos y condiciones de la vida.

Además, el miedo es una emoción que se produce como consecuencia de la percepción de peligro.

Debemos mucho al miedo: gracias a esta emoción, tanto la mente como el cuerpo se ponen en estado de alerta, activándose diversos mecanismos fisiológicos, mentales y conductuales que sirven para la huida o el ataque.

Si no podemos reaccionar, la situación de peligro seguro que nos gana. Pero cuando el miedo se vuelve crónico, comenzamos a paralizarnos.

El miedo, por lo tanto, no es un problema; es en realidad una respuesta adaptativa del organismo ante una situación estresante.

El conflicto se produce cuando este miedo es constante (diferentes formas de violencia, problemas sin resolver, conflictos interpersonales continuos, falta o exceso de trabajo, problemas económicos, etc.).

La persona expuesta a situaciones crónicas de estrés, probablemente comience a desarrollar un estado de miedo cada vez más intenso y a paralizarse ante él. Es como decir que los problemas no se terminan nunca, que no tienen solución, que el peligro no desaparece por más que pase el tiempo.

Todas estas situaciones tienen un factor común muy importante: la incertidumbre. Cuando alguien vive expuesto constantemente a situaciones inciertas de la vida, comienza a desarrollar miedo ya que no puede sentirse seguro de nada ni de nadie.

Y a partir del miedo surge la ansiedad. Podemos hacer una especie de línea explicativa de ello. No es tan lineal pero sirve para comprender mejor el origen y proceso de desarrollo de esta situación.

Algunos de los síntomas clásicos de los ansiosos, como querer controlar todo a su alrededor (personas, objetos, situaciones) tienen que ver con la necesidad de reducir la sensación de incertidumbre constante y así sentir menos miedo.

Lo mismo se puede decir sobre las contracturas musculares: cuanto más miedo sienta la persona, más contracturada va a estar ya que la mente percibe peligros y pide al cuerpo que se tensione para responder rápido.

Muchos otros síntomas son consecuencia de vivir en la incertidumbre y el miedo: insomnio (no parar de pensar en las preocupaciones), migrañas (consecuencia de la contractura muscular y del pensamiento de preocupación constante), cansancio y fatiga, irritabilidad (no descansar de día ni de noche), etc.

En otras palabras, el origen del problema de la ansiedad general es la percepción de incertidumbre en el entorno y en uno mismo. Esto genera sensación de miedo, y el miedo crónico desata el cuadro de ansiedad.

En otras notas vamos a profundizar más sobre las fuentes de la incertidumbre, pero para terminar, les dejo una frase que ojalá sirva de reflexión:

“Todo lo que siempre has querido, está del otro lado del miedo”. George Addair.

 

(*) Psicóloga en el Centro Asistencial de Tolhuin.

 

Bibliografía Consultada:

  • Rapee, R. (1991). Generalized Anxiety Disorder: A review of clinical features and theoretical concepts. Clinical Psychology Review.

  • Lang, P. J. (1968). Fear reduction and fear behavior: Problems in treating a construct. En J. U. H. Shilen (Ed.), Research in psychotherapy.

  • Lazarus, R.S.; Averill, J.R. y Opton, E.M. (1970). Chapter 14 - Towards a Cognitive Theory of Emotion. En M .B. Amold (Ed.), Third International Symposium on feelings and emotions.

  • Freeston, M. H., Rhéaume, J., Letarte, H., Dugas, M. J. y Ladouceur, R. (1994). Why do people worry? Personality and Individual Differences.

  • Borkovec, T. D., Shadick, R. & Hopkins, M. (1990). The nature of normal and pathologial worry. En: R. Rapee & D. H. Barlow (Eds.) (1991), Chronic anxiety: Generalized anxiety disorder and mixed anxiety-depression.

 

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

OPINIÓN