domingo 16 de diciembre de 2018 - Edición Nº389
Dar la palabra » Política » 9 ago 2018

Debate sobre la actualidad nacional

Aportantes, cuadernos y algo más (Por Gabriel Karamanián)

Los aportantes truchos de Cambiemos, los cuadernos del kirchnerismo, los vaivenes de la justicia, la institucionalidad, los datos económicos, el debate del aborto. “Basta para mí basta para todos...”, diría algún viejo juego de por ahí.


Qué semana hemos tenido.

Los aportantes truchos de Cambiemos, los cuadernos del kirchnerismo, los vaivenes de la justicia, la institucionalidad, los datos económicos, el debate del aborto. “Basta para mí basta para todos...”, diría algún viejo juego de por ahí.

Bajo la realidad de lo que viene sucediendo en el país en los pasados 30 días, pensar que los argentinos somos únicos no nos cataloga, por esta vez y sólo por esta vez (aunque no estoy tan seguro) como los ególatras de este mundo.

Con la mitad de lo acontencido en la Argentina hubiéramos leído titulares de cualquier país de la Tierra haciendo referencia a las consecuencias sociales, económicas y políticas que tales hechos hubieran dejado.

De un lado, miles de personas que hicieron un aporte a la campaña de Cambiemos y nunca se enteraron. ¡¡¡Fantástico!!!. ¿Qué creen que hubiera sucedido con esa noticia y hechos en… digamos, ¿España?

Por el otro, las denuncias de coimas por la obra pública en la gestión kirchnerista. Verdad de perogrullo si la hay y no sólo para esa gestión de gobierno. El mismo ejercicio. ¿Qué hubiera sucedido en ese país europeo?

Pero somos Argentina y hay que ser muy ingenioso para sorprendernos. En el medio: los datos de una economía en picada y la amplia y álgida discusión del aborto. Todo junto. Y si esto no bastara para empezar a “calentarnos” un poquito... la Justicia, mejor dicho el Poder Judicial, siempre tan complaciente con el poder político de turno. ¡¡Bingo!!

Que Boudou vaya preso por un ilícito, que existan aportantes truchos o coimas para una campaña política, no me asombra, soy argentino y politólogo. Que la economía esté complicada (una vez más) o se debata fuerte ideológicamente el aborto tampoco me asombra. Soy argentino y mayor de 50 años.

Lo que no puedo dejar de expresar es mi asombro y tristeza respecto de lo que nos está sucediendo con la Justicia, último reducto que tenemos los mortales de a pie ante el avasallamiento del poder político o económico.

La doble vara o doble estándar en la Justicia es muchísimo más grave que los aportantes truchos, las coimas y cualquier otro delito que quieran expresar.

La justicia era el último dique de contención para un potencial republicanismo. Su legitimidad se cuestiona, y eso es grravísimo. Hoy la fisura, que ese dique siempre tuvo, se agrandó, y por más argentino, politólogo y mayor de 50 que sea, no dejo de asombrarme y preocuparme ante un futuro social que presiento disgregado y conflictivo.

Ojalá me equivoque.

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

OPINIÓN