martes 23 de octubre de 2018 - Edición Nº335
Dar la palabra » Política » 1 jun 2018

A 27 años de la jura de la constitución

ANIVERSARIO TDF: Tener clara nuestra historia (Por Rosana Bertone)


Hace 27 años logramos tener reconocimiento nacional y una voz propia, que es escuchada y respetada en toda la República Argentina. Nuestras mujeres y nuestros hombres pusieron el cuerpo y el alma para lograrlo.

Desde hace 27 años, el destino de la provincia ya no se discute desde el Estado Nacional sino con el Estado Nacional. Desde ese momento hasta hoy, los fueguinos nos hicimos responsables de nuestro destino para potenciar nuestra industria, nuestra educación, nuestra salud.

Debemos entender profundamente la importancia de este día. Aquel 1 de junio de 1991, fue un día conmovedor para quienes lo vivenciaron y también para las nuevas generaciones que sin estar, estuvieron.

Tener en claro nuestra historia nos hace valorar nuestro presente y proyectar un futuro digno y próspero, un futuro para todos.

El 17 de diciembre de 2015 cuando me tocó asumir el cargo de Gobernadora con el que me honraron los fueguinos, aseguré que no llegábamos al Gobierno para reproducir fracasos pasados, sino que veníamos a impulsar los cambios necesarios para lograr el progreso de la Provincia.

Uno de esos cambios fundamentales era lograr la pacificación de una Tierra del Fuego acostumbrada a los conflictos permanentes. Hoy puedo decir que ese objetivo se cumplió. Tierra del Fuego es tierra de paz.

“Tierra del Fuego, Tierra de Unión” no fue pensado como un mero slogan. Sintetiza lo que queremos y nos merecemos como provincia y encarna también el sueño de aquellos constituyentes que juraron nuestra Carta Magna en 1991.

Malvinas debe seguir siendo una política de Estado para nuestro país tal como lo es para nosotros. Este es un tema en el que los fueguinos no tenemos diferencias. Las Malvinas son argentinas y fueguinas. Cuando surjan dudas, miremos nuestra historia.

Como gobernantes, nuestra obligación es promover el desarrollo con justicia social, incentivando la capacidad de creación de riqueza del sector privado y promoviendo la movilidad social de los que menos tienen, garantizando una educación de calidad para todos y una salud cercana a cada fueguino. Así también, la industria está en nuestro ADN, en nuestra identidad fueguina. No se trata solo de una actividad lucrativa, se trata también de nuestra identidad y forma de ver y actuar en el mundo. El trabajo como articulador de la vida, como fuente de vida. Sin trabajo no hay presente ni futuro, por eso es algo que me obsesiona, y que debe ser una tarea de todos cuidar cada puesto de trabajo.

Tenemos la certeza de lo hecho y la responsabilidad por lo que falta. Hemos hecho muchísimo, pero falta mucho más.

Encontramos un sistema público de salud absolutamente devastado. Con mucho esfuerzo, con gestión y con trabajo hemos logrado ampliar la infraestructura y sumar equipamiento y tecnología en Hospitales y Centros de Atención Primaria. Falta todavía mejorar mucho en la experiencia ciudadana de una atención de calidad y con profesionales capacitados y comprometidos con la salud pública.

Hoy, como una de las principales provincias en recepción de turistas, estamos trabajando en el lanzamiento de la temporada turística de invierno porque más turismo son más puestos de trabajo para los fueguinos. Y al trabajo lo defendemos con toda nuestra fuerza. Porque el trabajo es libertad, es autonomía.

Se conoce a Tierra del Fuego como el fin del mundo. Y el fin del mundo, es nuestra casa. Es el lugar que elegimos, es el lugar que amamos. Y desde esta gestión, con el compromiso que asumimos en 2015, con el esfuerzo de estos dos años de trabajo compartido y con todo lo que aún nos queda por hacer, trabajemos juntos para que el destino de Tierra del Fuego sea el de ser una tierra de unión, una tierra de esperanza, una tierra que haga la felicidad de su pueblo.

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

OPINIÓN