martes 25 de septiembre de 2018 - Edición Nº307
Dar la palabra » Política » 8 may 2018

La cumbre de sherpas

¿Por qué importa el G20 en Ushuaia? (Por Cecilia Fiocchi)

A veinte años de la reunión de líderes del Mercosur llevada a cabo en Ushuaia, la ciudad fue sede nuevamente de un encuentro trascendente de la agenda global. Se trata de una reunión preparatoria del G20, principal foro de cooperación económica, financiera y política. Y representó una clara oportunidad para visibilizar todo el potencial de la provincia y posicionarla en el ámbito internacional.


A veinte años de la reunión de líderes del Mercosur llevada a cabo en Ushuaia, la ciudad fue sede nuevamente de un encuentro trascendente de la agenda global. Se trata de una reunión preparatoria del G20, principal foro de cooperación económica, financiera y política. Y representó una clara oportunidad para visibilizar todo el potencial de la provincia y posicionarla en el ámbito internacional.

En Ushuaia, desde el 2 al 4 de mayo, se realizó la segunda reunión del canal de sherpas. Y sin dudas, la foto institucional lleva la imagen de nuestra provincia al mundo. Además, quienes participaron del encuentro, han tenido la posibilidad de recorrer y conocer nuestro acervo turístico. Pudimos compartir con el mundo nuestros paisajes, diversidad, talento y potencial.

Que hayamos tenido la oportunidad de ser anfitriones de una reunión de esta magnitud, nos permitió tener contacto con una serie de representantes clave. Más de 180 personas han llegado a este encuentro, generando no solo actividad económica en un mes donde comienza la temporada baja del turismo, sino también permitiéndonos presentar todo nuestro potencial al mundo. Con algunos países, la provincia ya viene realizando actividades en conjunto, como Chile, Canadá, Francia e Italia, y con otros puede potenciarlas, como México y Corea del Sur en materia de producción electrónica.

La oportunidad de que los representantes de los países del G20 se reúnan en Ushuaia, también sirvió para presentar la ciudad como Puerta de Entrada a la Antártida, teniendo en cuenta que más del 80% de los estados miembros cuentan con programas antárticos y nuestra provincia tiene la condición geográfica de contar con el puerto de mayor proximidad al Continente Blanco.

La iniciativa para ser sede de una reunión del G20 surgió a partir de una gestión realizada por la gobernadora Rosana Bertone, quién manifestó su interés en albergar un encuentro de este nivel a las autoridades nacionales, destacando que se trataría de un evento histórico para los fueguinos y una oportunidad para desarrollar capacidades en realización de eventos de orden mundial.

Ushuaia inmediatamente fue incluida en el calendario de reuniones. Luego, un acuerdo marco suscripto entre la provincia y la Secretaria General de Presidencia de la Nación -encargada de llevar adelante toda la coordinación de este evento en el país- fue el mecanismo mediante el cual se plasmaron los requerimientos logísticos y tareas de coordinación necesarias para una óptima coorganización.

Sin dudas, cumplir con las exigencias que estos eventos conllevan, en especial en materia de servicios logísticos, constituyó un arduo trabajo. El reconocimiento de que todo haya resultado según lo previsto ha sido un motivo de gran satisfacción, fundamentalmente por el profesionalismo y compromiso de todo el personal abocado a la organización local.

Estas acciones generan un claro posicionamiento de la provincia a nivel internacional, permitiendo avanzar en acuerdos concretos con aquellos Estados del G20 con los que tengamos intereses comunes, presentando las características que destacan en la región y el inmenso potencial de crecimiento local, con el claro objetivo de diversificar la matriz productiva, habida cuenta de su impacto en la inversión, la producción y el empleo.

Tomando en cuenta la trayectoria del G20, cabe destacar también que la actual presidencia argentina del Foro constituye la primera ocasión en que el rol es ocupado por un país sudamericano, siendo una oportunidad propicia para aportar una visión desde el sur y presentar los problemas e inquietudes de los países de la región.

Debemos conocer el pasado reciente, vivir el presente y proyectarnos a un futuro sin ingenuidades. El mundo globalizado es una oportunidad llena de desafíos para los cuales debemos estar preparados. Discutir sobre estos temas y estar en la mesa de negociación nos acerca la posibilidad de alcanzar un desarrollo equitativo, sin dejar a nadie atrás.

 

(*) Subsecretaria de Relaciones Internacionales del gobierno provincial.

 

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

OPINIÓN